Un recorrido a todo color por el arte contemporáneo en el Gaiás

Montse García Iglesias
Montse garcía SANTIAGO / LA VOZ

CULTURA

La muestra ordenada cromáticamente concluye con la obra de David Zink Yi.
La muestra ordenada cromáticamente concluye con la obra de David Zink Yi. XOÁN A. SOLER

La nueva muestra reúne 53 obras de la colección de la Fundación RAC

18 mar 2021 . Actualizado a las 20:00 h.

Una invitación a ver el arte contemporáneo desde otro lugar, a aprender leyendo imágenes. Eso procura la nueva exposición del Museo Gaiás, Os brancos segredos do seu ventre, que recoge una selección de 53 obras de las más de trescientas que conforman los fondos de la Fundación Rosón de Arte Contemporáneo (RAC), que reúne piezas de artistas de prestigio nacional e internacional, como Tracey Moffatt, Damien Hirst, John Baldessari, Ignasi Aballí, Carmen Calvo, Eulalia Valldosera, Pepe Espeliú o los gallegos Diego Santomé, Rosendo Cid, Marcos Covelo, Sara Coleman y Ángela de la Cruz

Una nueva mirada sobre el arte contemporáneo que parte de romper con las convenciones. Y la primera es el criterio seguido para ordenar el recorrido: las obras se organizan cromáticamente. «No importa quién sea el autor, ni la época, aquí lo importante es el color», destaca la comisaria, Bea Espejo. Del blanco absoluto del carro de la compra de Iván Navarro, los cojines de Ernesto Neto y la estantería de supermercado con esculturas de yeso de Benjamín Torres a la tinta negra que se esparce por el suelo del calamar de David Zink Yi. Pero ese recorrido cromático a través del amarillo, verde, azul o marrón, entre otros, se realiza simulando el interior del intestino de una ballena, con sus recovecos, con espacios estrechos y otros más amplios. La comisaria tomó el título de la muestra de «Moby Dick», también con un guiño a la concepción por parte de Eisenman del museo como un «esqueleto de cetáceo».

Y en ese viaje por las entrañas de la ballena a través de obras ordenadas cromáticamente también se habla de la actualidad, con asociaciones de piezas que acaban generando un relato. Desde ese carro de la compra que durante el tiempo de confinamiento se convirtió en el único viaje permitido, recuerda la comisaria, hasta las banderas de Cynthia Gutiérrez para aludir a otro lugar posible y la explosión escondida en la casa de Roman Signer. «He procurado que la exposición sea agradable a la vista, pero también se crean tensiones», explica Espejo, cuyo objetivo principal ha sido generar emociones. Y lo busca ya desde antes que el visitante entre en el vientre de la ballena con una pieza de Sofía Táboas a modo de bosque de color en el exterior de la sala.

La muestra inaugurada este jueves por el conselleiro de Cultura, Román Rodríguez, y el presidente de la Fundación RAC, Carlos Rosón, podrá visitarse hasta el 5 de septiembre. Rodríguez destacó la oportunidad de ver los fondos de la Fundación RAC y el papel de los coleccionistas privados.