Joana Carneiro: «El director siempre es un mensajero del compositor»

Montse García Iglesias
Montse GArcía SANTIAGO / LA VOZ

CULTURA

Joana Carneiro ensalza a los músicos de la Filharmonía
Joana Carneiro ensalza a los músicos de la Filharmonía Sandra Alonso

Debuta como principal directora invitada de la Real Filharmonía: «Es una honra»

11 mar 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Joana Carneiro (Lisboa, 1976) fue la primera directora de su país y desde el 2013 es la batuta principal de la Orquestra Sinfónica Portuguesa. Esta semana debuta como principal directora invitada de la Real Filharmonía de Galicia, que ofrecerá dos conciertos, este jueves en Santiago (20.00 horas, Auditorio de Galicia y también por streaming) y mañana viernes en Ferrol (20.00 horas, Auditorio). Bajo el título Mozartiana, el programa es un homenaje a Mozart con piezas del maestro del Clasicismo, pero también de Piazzolla, Adams y Chaikovski.

-Cuando en septiembre del 2019 debutaba con la orquesta en Santiago abriendo la temporada afirmaba: «Un director tiene que inspirar, motivar el espíritu, el alma de los músicos». En la Filharmonía parece que lo logró porque fue elegida por ellos como principal directora invitada.

-Es una honra muy grande. Siento un gran afecto. Se trata de músicos muy buenos, muy dedicados al arte de la música; tienen una forma de hacerla muy bonita, muy natural. Hablamos mucho tanto en los ensayos como fuera de ellos sobre cómo queremos construir el sonido que estamos ensayando. Siento una gran alegría cuando hacemos música juntos. Tengo una química especial porque tenemos valores musicales parecidos.

-¿Qué quiere aportar como directora invitada?

-Aún estamos empezando a construir ese camino porque nuestro primer concierto fue anulado por la pandemia. A nivel de la programación hay una sintonía muy grande con Paul Daniel [el director titular] y con Sabela García [directora técnica de la orquesta] sobre lo que podemos hacer juntos. Los programas que preparamos denotan un diálogo constante entre el mundo de hoy y el del pasado. El primer programa incluía a Adams y Chaikovski, ahora vamos a interpretar a Mozart, Chaikovski y Piazzolla, pero también a Adams. Ese diálogo entre la música, la estética de hoy y la del pasado es una forma de estar en la música muy interesante para mí. Esa es mi forma de programar y hay una sintonía también con la orquesta en ese aspecto.

-Es la directora principal invitada en el 25 aniversario de la Filharmonía. Ha dirigido a múltiples orquestas, ¿cómo la definiría?

-Es una orquesta que es madura, que tiene muchas ganas, energía y brío. Son músicos que saben bien lo que quieren, lo que es muy importante para crear un sonido, un lenguaje. Además, son generosos. Trabajo con muchas orquestas y, en ocasiones, hay ruidos de todos los tipos. Aquí siento que hay un ambiente muy positivo, muy agradable, muy profesional y maduro. Eso es muy importante porque podemos centrarnos en la música y solo en la música. Siento que para la Filharmonía nada importa más que la música. Eso es una gran inspiración como artista.

-Recientemente afirmaba que un director no puede expresarse por sí mismo, sino que tiene que hacerlo a través de la orquesta. ¿Cómo hacer llegar el mensaje?

-No es fácil de explicar. Si yo estoy sola, no consigo exprimir la música. El director siempre es un mensajero del compositor, un puente entre el compositor y los otros, la orquesta y el público. Para mí ese es el papel principal. Es diferente si yo dirijo o lo hace cualquier otra persona, porque la música y los compositores están exprimiendo sentimientos y sensaciones que son humanas; y yo, Joana, las exprimo como las siento, pero siempre intentando ir al encuentro con el compositor. Pero mi expresión personal es también como, a la luz de mi vida, yo interpreto esos sentimientos..