La segunda muerte del actor que se escondía bajo la máscara de Darth Vader

Fallece el británico David Prowse, el gigante que fue encumbrado y marginado por George Lucas

David Prowse, el actor que durante toda la trilogía original de Star Wars permaneció bajo la máscara de Darth Vader, ha fallecido este domingo a los 85 años.

Nacido en Bristol, puso su cuerpo, pero no la voz, a uno de los malos más emblemáticos de todos los tiempos, el caballero jedi reconvertido en señor oscuro de las  tres películas de la trilogía original de La guerra de las Galaxias  También fue muy conocido en el Reino Unido por una campaña de concienciación vial que enseñaba a cruzar la calle a los niños y por la que en el 2000 recibió la Orden del Imperio Británico.

El trabajo que le dio celebridad a nivel internacional fue el de Vader en la archifamosa franquicia galáctica, un papel que ganó debido a su imponente físico -medía 1,98 metros-, si bien su timbre afable y su marcado acento del West Country inglés no convenció a George Lucas, que contrató a James Earl Jones para que doblara todas sus líneas y pronunciara, con su voz profunda y cavernosa, el famoso: «I am your father»

El papel que le dio fama y fortuna también supuso una maldición. Lucas le encumbró, pero también le marginó. Y no solo por la sustitución de su voz. Cuando Darth Vader se quita la máscara en el Retorno del jedi, no aparece su rostro, sino el de otro actor, Sebastian Shaw, que treinta años más tarde también fue sustituido.

Prowse y Lucas sufrieron varios desencuentros. En los 80 la productora Lucasfilm llegó a acusarle de haber filtrado el gran secreto de la segunda película de la franquicia, El imperio contraataca, el de la paternidad del personaje Luke Skywalker.

En el 2010 Prowse respondió. Participó en un documental titulado The People vs George Lucas. Y fue muy crítico con la segunda trilogía de Star Wars filmada por el director californiano, las controvertidas precuelas. En respuesta, le prohibieron participar en una convención oficial de la franquicia y salió del circuito oficial de promociones: «Había roto demasiados puentes».

David Prowse en una firma de autógrafos
David Prowse en una firma de autógrafos

La historia de Prowse la cuentan en otro documental del año 2015 dos directores españoles, Toni Bestard y Marcos Cabotá. Se titula I Am Your Father y relata las razones de su marginación -desde la óptica del actor- y las consecuencias: su muerte artística. La película fue nominada a los premios Goya. 

Prowse fue el primer y genuino Darth Vader. Y sufrió, como sus sucesores (los otros actores que encarnaron al villano de Star Wars, el citado Sebastian Shaw, Jake Lloyd y Hayden Christensen) una peculiar maldición. Su carrera nunca remontó tras su pase por la saga galáctica. 

La cuenta oficial de Star Wars en Twitter publicó un mensaje de despedida para Prowse. Desde Lucasfilm lamentan «entristecidos» su muerte y destacan la «imponente presencia física» que confirió a Darth Vader con su actuación en la trilogía original. 

Thomas Bowington, su representante, anunció «con gran tristeza» la muerte de Prowse en un mensaje colgado en su página de Facebook, donde apenas precisaba detalles y agregaba la célebre frase: «Que la fuerza le acompañe, siempre», según informa Efe.

Prowse, que antes de pasarse al mundo del cine había sido culturista en la ciudad inglesa de Bristol, también llegó a ser condecorado con un MBE (Miembro del Imperio Británico) por su papel en el Green Cross Code Man, que promovía la seguridad vial en las carreteras de este país. 

Interpretó a muchos monstruos, pero era un héroe

«Aunque fue famoso por interpretar muchos monstruos, para mí y para todos los que conocimos a Dave y trabajamos con él, era un héroe en nuestras vidas», apuntó Bowington en otra declaración a la BBC.

El agente tildó el fallecimiento de Prowse de «una pérdida profunda y verdaderamente dolorosa para millones de fans de todo el mundo». Antes de iniciar su carrera en el cine, Prowse llegó a representar a Inglaterra en la modalidad de levantamiento de peso en los Juegos de la Commonwwealth a comienzos de la década de los 60.

George Lucas se fijó en él para el papel de Darth Vader cuando lo vio interpretando a un guardaespaldas en el filme La naranja mecánica (1970), donde le invitó a presentarse a los procesos de selección para los papeles de Darth Vader y Chewbacca.

Pero, incluso antes de comenzar su carrera como actor, que desarrolló durante cinco décadas, sus servicios fueron requeridos dentro de los círculos de Hollywood, donde ayudó al malogrado Christopher Reeve a prepararse para las exigencias físicas del papel de Superman, como su entrenador personal.

Prowse debutó delante de las cámaras en la parodia de la película Casino Royale, de la saga del espía británico James Bond, en 1967, donde hizo de criatura de Frankenstein, un papel que le volvieron a pedir que encarnara en otras dos películas.

También apareció regularmente en varias series de televisión de culto, como The Saint Space (1999) y Doctor Who, en la que hizo de minotauro, en 1972.

El verdadero rostro de Darth Vader

rosario gonzález

Dos realizadores mallorquines reviven en el documental «I am your father» a David Prowse, el hombre tras la máscara del villano de «Star Wars»

A las afueras de Londres reside en el anonimato un octogenario inglés, campeón de halterofilia, intérprete y filántropo. A primera vista y pese a una imponente presencia coronada por dos metros de altura, David Prowse (1935) podría confundirse con cualquier otro vecino de su barrio, pero este hombre atesora una historia fascinante. Fue el actor detrás de la máscara de Darth Vader en la primera trilogía de Star Wars, pero su rostro jamás se vio en la pantalla ni tampoco se escuchó su voz. Dos factores que, junto al ostracismo al que lo condenaron los creadores de la saga, impidió que Prowse fuera reconocido al mismo nivel que Harrison Ford, Carrie Fisher o Mark Hamill.

Seguir leyendo

Votación
5 votos
Comentarios

La segunda muerte del actor que se escondía bajo la máscara de Darth Vader