El esplendor geométrico de Soledad Sevilla merece el premio Velázquez de artes plásticas

Miguel Lorenci MADRID / COLPISA

CULTURA

Soledad Sevilla -que se alzó con el premio Velázquez de artes plásticas- posa con una de sus obras
Soledad Sevilla -que se alzó con el premio Velázquez de artes plásticas- posa con una de sus obras Kai Försterling | Efe

Pionera en generar arte desde códigos numéricos, la creadora valenciana cree que «el arte debe ser un consuelo para todos en estos tiempos de tanto dolor y fealdad» por la pandemia

23 nov 2020 . Actualizado a las 22:19 h.

«Ante el dolor que genera la pandemia, el arte debe ser un consuelo». Lo dice Soledad Sevilla (Valencia, 1944), ganadora del premio Velázquez de Artes Plásticas, el de mayor rango institucional en España, que la creadora recibía «con enorme sorpresa, agradecida y muy emocionada». El galardón reconoce la trayectoria y la obra de un artista iberoamericano y en su caso se valora una carrera en la que la luz y la arquitectura juegan un papel crucial. Se premia el esplendor geométrico de una «pionera en la experimentación con los lenguajes numéricos», «la solvencia con la que transita entre el plano y el espacio», y «su forma innovadora de entenderlos».

Pintora de grandes formatos, «su reflexión sobre diferentes tradiciones y culturas artísticas abraza e incorpora al presente la tensión entre naturaleza y arquitectura», destacó el jurado del galardón, dotado con 100.000 euros y que otorga el Ministerio de Cultura.

«Soy muy consciente de la relevancia del premio», dice una creadora que jamás se sintió «pionera en nada». «Solo me he sentido artista», confiesa Sevilla, que estudió en la Escuela de Bellas Artes de Sant Jordi en Barcelona entre 1960 y 1965 y participó entre 1969 y 1971 en el seminario de generación automática de formas plásticas del Centro de Cálculo de la Complutense de Madrid.