Pasadizos ocultos al Cementerio de los Libros Olvidados

«La ciudad de vapor» reúne todos los cuentos, cuatro de ellos inéditos, de Carlos Ruiz Zafón

Carlos Ruiz Zafón, con Barcelona al fondo
Carlos Ruiz Zafón, con Barcelona al fondo

redacción / la voz

El Cementerio de los Libros Olvidados representa un lugar especial para los muchos lectores de Carlos Ruiz Zafón: uno de esos lugares cuyo nombre ya evoca el personal universo, esa Barcelona enigmática, que el escritor desplegó en buena parte de sus libros. Una obra a la que se vuelve a acceder ahora con la publicación de La ciudad de vapor (Planeta), un volumen que reúne todos los cuentos -once: cuatro de ellos son inéditos- del escritor y que actúan a modo de pasadizos ocultos para adentrarse de nuevo en la cartografía secreta con la que Ruiz Zafón, fallecido en junio pasado, construyó su territorio literario.

La ciudad de vapor, a la venta desde este martes, aporta claves y permite reencuentros con algunos personajes que son viejos conocidos de los lectores de Ruiz Zafón. En estas páginas están David Martín, un periodista y autor de folletines de los años veinte; una muchacha sin nombre y embarazada; un Gaudí que viaja a Nueva york para cerrar el proyecto de un rascacielos; antepasados de Sempere que manejan libros mágicos y, por tanto, peligrosos, o que acompañan a Miguel de Cervantes en su visita a Barcelona en 1616...

Los escenarios también son los que se esperan de la imaginación del escritor, como el barrio gótico barcelonés, principalmente, pero también el Borne, la avenida del Tibidabo o el castillo de Montjuïc: no en vano Ruiz Zafón es uno de los autores que más ha contribuido a hacer de su ciudad ese género literario en sí mismo en que se ha convertido. También las épocas, desde el pasado más remoto al siglo XIX, los años de la Guerra Civil y la no menos cruenta posguerra que la sucedió.

Otras claves que emergen de la lectura de La ciudad de vapor son las lecturas y las influencias del propio escritor. Una de las más relevantes es la que evidencian las páginas de Leyenda de Navidad, cuyos ecos dickensianos remiten al Cuento de Navidad y su inolvidable protagonista, el señor Scrooge: en el relato de Ruiz Zafón, aparece un abogado viudo y avaro, que emplea a una criada de «ojos blancos y labios negros». Es una relación nada forzada, ya que el caso del autor barcelonés guarda puntos de conexión con Dickens: ambos se valieron de los géneros populares para desarrollar historias que gozaron del favor de los lectores, demostrando que, en su caso, esas técnicas no solo les ganaron numerosas ventas, sino que también les permitieron escribir personajes e historias inolvidables.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Pasadizos ocultos al Cementerio de los Libros Olvidados