Belako: «Hacer una gira en autocines fue una marcianada pero salió bien»

Javier Becerra
Javier Becerra REDACCIÓN / LA VOZ

CULTURA

BELAKO
BELAKO

Los vascos son una de las grupos principales del Festival Underfest que se celebra en Vigo este fin de semana en una edición especial

23 sep 2020 . Actualizado a las 13:11 h.

Tiempos convulsos. También para la música. Aunque el coronavirus haya puesto todo en jaque, hay festivales y grupos que le plantan cara y se dedican a sortear adversidades. El Underfest de Vigo, que se celebra el 25, 26 y 27 de este mes en una edición especial, es uno de ellos. No puede usar salas como en el 2019. Tampoco recurrir a grupos internacionales. Apela ahora a espacios como el Teatro Afundación y el Auditorio Concello de Vigo. Y a formaciones como Blanco Panamera, Rusowsky & Mori, Tito Ramírez.

Los vascos Belako, que actúan el domingo en la terraza del Auditorio Mar de Vigo, son una de sus opciones más atractivas. Como a todos, la crisis sanitaria alteró totalmente todos sus planes. «Esto los pilló en Estados Unidos de gira. Teníamos diez conciertos y pudimos dar uno. Adelantamos vuelos y llegamos a España el 14 de marzo, justo cuando empezaba el estado de alarma», explica Lander Zalakain, batería el grupo. Todo afectó a la edición de Plastic Drama, nuevo disco. «Tenía que salir en mayo y finalmente lo hizo en agosto -explica-. Pero queríamos que el fuego no se acabase y que hubiera un equilibrio. Queríamos que nuestros seguidores pudieran escuchar el disco y vernos en directo y nosotros poder trabajar, porque nos dedicamos a esto. Al final,hemos tenido que hacer cosas raras y adaptarnos a cosas diferentes». 

 -Tiraron adelante incluso por una gira en autocines, eso sí que es raro.

-Sí, eso fue una marcianada pero salió bien. Ahora lo veo con un poco de perspectiva y creo que fue un acierto. Nos quitó el mono de tocar, porque estábamos en casa con la duda de qué hacer con el disco, que estaba ya grabado. Realmente, fue algo sorprendente para la gente, muy diferente a un concierto normal, pero creo que fue emocionante tanto para el público como para nosotros. Nadie sabía cómo iba a ser hasta dar el primer golpe de caja y empezar a tocar.