Iago Méndez: «Quería hablar del oscurantismo de las grandes corporaciones»

El vigués acaba de publicar la novela «Las lágrimas de Juliana»

IAGO MËNDEZ
IAGO MËNDEZ

redacción / la voz

Catorce años después de su debut literario con El sol y el asfalto, Iago Méndez (Vigo, 1980) edita Las lágrimas de Juliana, una novela en la que un periodista se enfrenta a la industria alimentaria.

-¿Por qué se fijó en ese tema?

-Quería abordar el tema de las grandes corporaciones que hay en el planeta. Tiré por la industria alimentaria, pero podría ser cualquier otra. Quería hablar del oscurantismo y todo el entramado de intereses que hay detrás. Y todo lo que implica ello, con unos beneficiados y unos perjudicados. Aquí los segundos son los habitantes de una pequeña población de Sudamérica.

-¿Hay un punto de romanticismo en ese periodismo combativo que puede derribar a una gran corporación?

-Sí, es un tema que quería tocar. Ese momento en el que un periodista se encuentra con un tema muy jugoso y al que no se le ha dado la visibilidad suficiente. La idea de poder dar un pelotazo y abrir un melón que no se había tocado. Es una de las funciones del periodismo: conocer algo que se oculta y darlo a conocer a la gente.

-Ese punto de partida es todo un clásico. ¿Se ha inspirado en algo?

-No es exactamente el tipo de literatura que yo busco leer. La inspiración me vino un día que estaba viendo por la mañana un reportaje de la 2, de esos que no ve casi nadie. Hablaban de los desplazamiento de la población rural en Paraguay y cómo había cambiado ese modelo de agricultura, de gente agachada recolectando, a los grandes cultivos con un tractor gigantesco que hace un trabajo que antes hacían cientos de personas. Y como las multinacionales cambian ese mundo agrícola.

-El pulso del libro es muy cinematográfico. ¿Lo ve convertido en una película?

-Sí, pero requeriría una producción muy costosa [risas]. Hay muchos escenarios diferentes en países distintos. Adaptarlo sería carísimo, porque habría que rodar en distintos continentes. Pero sí que le he querido imprimir un ritmo rápido y con una prosa ágil. Me salió así.

-Con historias entrecruzadas.

-Sí, quería que fuese así con diferentes personajes, diferentes ambiciones, con sus miserias, motivaciones y objetivos. Me apetecía entrelazar diferentes personajes para que el lector pueda ver varios puntos de vista. Aquí no es muy nítido quién es el bueno y quién es el malo.

-¿Esperará otros 14 años para su siguiente libro?

-Tengo clarísimo que no quiero que pase tanto tiempo [Risas]. Me gustaría que fueran menos de 14 meses. Tengo más proyectos y espero tener algo en el 2021.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Iago Méndez: «Quería hablar del oscurantismo de las grandes corporaciones»