«Color Out of Space»: Un Lovecraft sin abismos

Pese a su apreciable tono de serie b y sutiles guiños cinéfilos, el filme de Richard Stanley se queda en la superficie de los mundos terroríficos del genial escritor norteamericano


Adaptar al cine la literatura de Howard Phillips Lovecraft es una tarea imposible, digna de insensatos. Sus mundos de terrores indescriptibles funcionan, precisamente, en los márgenes de lo que se puede insinuar con la palabra escrita pero resultan un disparate ridículo convertidos en imagen en movimiento. Por eso, seguramente, no existe una gran película de terror basada en el genial escritor norteamericano.

Además de los mitos del Cthulhu y de las simas de Dunwich, el relato corto El color que cayó del cielo es una de las piezas de Lovecraft que más veces ha tentado a cineastas de toda condición, con una decena de cortos y al menos cinco largometrajes; Granja maldita y El monstruo del terror son las más conocidas. El controvertido director Richard Stanley -al que Marlon Brando despidió del rodaje de La isla del doctor Moreau- es otro cineasta que ha caído en la trampa, para añadir su nombre a la lista de suicidas hipnotizados por lo imposible; aunque hay algo en su tozudez y valentía que nos lleva a redimirlo.

Un meteorito de colorines cae en una granja aislada en el bosque -rodaje en Sintra-, donde vive una algo estrafalaria familia de urbanitas que ha renunciado a la ciudad. Pronto los bichos -el perro, el gato, las alpacas- y los humanos empiezan a sentir los efectos de la extraña radiación que despide el objeto llegado del espacio exterior.

Nos encontramos con la superficie de Lovecraft, pero no con sus abismos. Está bastante bien expresada la deformación física, pero la mutación del alma no se trata con profundidad. Y, tras un buen planteamiento, la confrontación con lo onírico -«Me siento como dormida, estamos viviendo un sueño» dice, casi al comienzo, el personaje interpretado por Joely Richardson-, también se descarta pronto.

Eso sí, saludamos un apreciable tono de serie b, como el de aquellas películas fantásticas de los sesenta dedicadas a Poe y dirigidas por Roger Corman. En ellas se basa Richard Stanley para jugar con la luz que «viene de fuera», con el fucsia que se apodera del paisaje. Y tienen gracia algunos sutiles guiños cinéfilos: la hija mayor se llama Lavinia Gardner -Lavinia era el segundo nombre de Ava Gardner- mientras que papá Nicolas Cage se obnubila mirando en la tele al Brando de El rostro impenetrable.

«COLOR OUT OF SPACE»

EE.UU.-Portugal, 2019.

Director: Richard Stanley.

Intérpretes: Nicolas Cage, Madeleine Arthur, Joely Richardson, Elliot Knight, Brendan Meyer, Julian Hilliard, Tommy Chong.

Terror-Ciencia ficción.

110 minutos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

«Color Out of Space»: Un Lovecraft sin abismos