El Festival Bal y Gay hará de A Mariña un epicentro musical de lujo este mes

La séptima edición abrirá en Mondoñedo con la Real Filharmonía de Galicia


foz / la voz

A Mariña vive, como todas las comarcas, un verano inusual. Acostumbrada la costa lucense a una agenda cultural sin respiro, se echan de menos eventos de calibre como el Resurrection Fest, por nombrar al grande entre los grandes. De género muy diferente, el Festival Bal y Gay ha sellado con el paso de los años una huella imborrable en el corazón tanto de mariñanos como de visitantes. Es de las pocas citas de relieve que se mantienen en pie este verano; eso sí, con todas las medidas exigibles por el coronavirus.

La séptima edición -«más ambiciosa», dicen-, integrada en la Asociación Española de Festivales de Música Clásica, arrancará el próximo miércoles 12 en Mondoñedo, con la Real Filharmonía de Galicia y un concierto con escenario inigualable: la catedral de Mondoñedo. Bajo la dirección de Maximino Zumalave, sus componentes harán sonar a partir de las nueve de la noche obras de Mozart, Bal y Gay y Mendelssohn.

Seis conciertos más sumarán calidad al festival mariñano. Serán los de Sponte Sua -con Ana Vieira y Fernando Santiago-, de música barroca francesa, en la jornada del 14 en Foz; el espectáculo Pedro y el lobo, de Quinteto InVento y Arcos Iris en Mondoñedo, Barreiros y Trabada el día 15; y en Viveiro y Lourenzá otro de Arcos Iris, llamado Músicas del mundo, el día 16. El día 18, Cuarteto Cosmos y el clarinetista Luis Cámara serán los encargados de acercar a Haydn y Brahms a la ciudad viveirense, mientras que Beethoven (es el 250.º aniversario de su nacimiento) será protagonista los días 19 y 20 en Foz -con sendas actuaciones de Juan Pérez Floristán y Cuarteto Quiroga- y en el cierre de Ensemble Bal y Gay, previsto el 24 en Ribadeo. Antes de dicha clausura, la destacada cita mariñana hará un guiño de perfil más festivo al jazz y al swing, sonando Hot Chocolates el 22 en Foz.

Alba Rodríguez, directora: «Ha sido un año muy difícil para llevar a cabo el festival»

Al frente del Festival Bal y Gay se encuentra en calidad de directora Alba Rodríguez. En su séptima edición, el certamen circulará por siete municipios mariñanos, y el reto máximo, señala, es «que haga de A Mariña una referencia cultural». Este año, además del «otro escenario» que es el covid-19 y que obliga a la organización a adoptar medidas extraordinarias de seguridad (mascarilla, distancia, geles, entradas en formato código QR y aforo reducido), otra de las novedades que convertirán en histórica esta cita es que por primera vez incluye obras sinfónicas. «Ha sido un año muy difícil para levar a cabo el festival», reconoce su responsable, pero el apoyo de patrocinadores y amigos hace posible «acercar la música clásica, para que así quede claro que es algo de lo que todos podemos disfrutar».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Festival Bal y Gay hará de A Mariña un epicentro musical de lujo este mes