El Circo del Sol, en bancarrota: la quiebra lo obliga a un plan drástico para evitar su muerte

El covid-19 agrava la crisis por deudas de la compañía, que ejecutará 3.800 despidos

Ensayos del Circo del Sol en el Multiusos del Sar el pasado mes de febrero
Ensayos del Circo del Sol en el Multiusos del Sar el pasado mes de febrero

Redacción / La Voz

Corteo, el último espectáculo con el que el Circo del Sol visitó Galicia -ocho funciones en Santiago el pasado febrero- recrea el funeral, rebosante de diversión y comedia, imaginado por un payaso. La compañía canadiense vive estos días su propio episodio fúnebre, aunque desprovisto de toda alegría, porque se ha visto obligada a acometer un drástico plan de reestructuración para evitar su propia muerte. El lunes se declaró en quiebra, confirmó el despido de 3.840 empleados y requerirá una importe inyección económica para retomar su actividad.

«Durante los pasados 36 años, el Circo del Sol ha sido una organización muy exitosa y rentable», declaró su presidente y consejero delegado, Daniel Lamarre. Pero la compañía se ha quedado sin ingresos desde el inicio de la pandemia, una falta de liquidez que ha venido a dar la puntilla a una difícil situación económica: se estima que su deuda asciende a unos 900 millones de dólares (801 millones de euros).

La reestructuración anunciada pasa por la intervención del Gobierno de Quebec, que aportará 200 millones de dólares, consciente del activo cultural y de marca de prestigio que trae consigo el Circo del Sol, a cambio de que mantenga en la ciudad de Montreal su sede. Otros cien llegarán de los tres inversores de la compañía, la estadounidense TPG Capital, la china Fosun Capital Group y la institución financiera Caisse de dépôt et placement du Québec.

El plan contempla sanear y fortalecer la compañía con la vista puesta en un posible comprador. El proceso de quiebra establece que durante aproximadamente mes y medio otras entidades puedan presentar sus ofertas, mientras que será el Tribunal Superior de Quebec el que asuma la decisión final. En este sentido, creará un fondo de 15 millones de dólares para compensar a los empleados despedidos -también ha anunciado que espera poder contratar de nuevo a la mayoría una vez supere la crisis- y otro de cinco para saldar sus obligaciones con artistas independientes.

¿Cómo ha llegado una compañía del calibre y la proyección del Circo del Sol, con su trayectoria, cuarenta espectáculos activos y prestigio a esta situación? La combinación de deudas acumuladas por préstamos de intereses altos y varios fracasos comerciales y creativos ha propiciado un escenario peligroso en el que el impacto de la pandemia ha resultado fatal. El cofundador de la compañía, Guy Laliberté, vendió en el 2015 el 90 % de su participación por unos 1.500 millones de dólares y, en febrero de este año, el 10 % restante.

Se calcula que el Circo del Sol ha perdido unos 30 millones solo en China -donde reabrió, el pasado 3 de junio Land of Fantasy, su primer espectáculo tras el coronavirus- y otros 20 solo en Nueva York. En Las Vegas, donde tradicionalmente ha conseguido una media del 70 % de ocupación de sus espectáculos, también se ha dado su fracaso reciente más sonado: cerrado tras cuatro meses, R.U.N. ha sido su creación más breve, ya que sumaba más de un millón de dólares de pérdidas cada mes, tras costar 62 millones. Se da por hecho que la reestructuración también conllevará una notable reducción del número de espectáculos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El Circo del Sol, en bancarrota: la quiebra lo obliga a un plan drástico para evitar su muerte