Prematuro adiós a un seductor dragón literario

Miguel Lorenci MADRID / COLPISA

CULTURA

DAVID RAMOSPLANETA

El escritor vendió casi 30 millones de ejemplares de «La sombra del viento»

20 jun 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

«La literatura es una amante cruel, pero conmigo ha sido bondadosa». Lo agradecía Carlos Ruiz Zafón, el escritor español más leído en las últimas décadas, un seductor dragón de las letras fallecido ayer con 55 años en su casa de Los Ángeles. Con mucha carrera por delante, un cáncer diagnosticado en 2018 segó la vida del narrador barcelonés, el autor de La sombra del viento, primera novela de una fabulosa tetralogía de aromas góticos a la que dedicó quince años y que vendió casi 30 millones de ejemplares.

Nacido el 25 de septiembre de 1964 (el año del Dragón) en Barcelona (la ciudad de los dragones que glosó en su obra), Ruiz Zafón coleccionaba las míticas criaturas que sedujeron a su admirado Antoni Gaudí. Atesoraba más de 400 de estos saurios de leyenda y los lucía siempre en anillos y pines. Estudió con los jesuitas, no acabó Ciencias de la Información y fue un brillante creativo publicitario hasta que en los noventa decidió irse a EE.UU. y dedicarse a la literatura. Tocaba el piano, sintetizadores, ordenadores y «todo lo que se pueda teclear y haga ruido», repetía el escritor, a quien interesaban la música, la arquitectura, el cómic, la historia y el cine. Un cinéfilo, por cierto, que se negó a que sus libros se llevaran a la pantalla.

Inició su andadura literaria con El príncipe de la niebla, novela juvenil que ganó el premio Edebé en 1993, y a la que siguieron El palacio de la medianoche y Las luces de septiembre, reunidas en La trilogía de la niebla. Junto a Marina, estas novelas le darían lectores, algún dinero y ningún nombre en el competitivo mundo de las letras.