Luis Sepúlveda, incansable viajero y escritor desde la barricada

X. F. REDACCIÓN / LA VOZ

CULTURA

Sepúlveda, fotografiado en Milán en el 2012
Sepúlveda, fotografiado en Milán en el 2012 Piero Oliosi | Europa Press

El autor de «El viejo que leía novelas de amor» muere por coronavirus en Oviedo

17 abr 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Viajero y escritor son dos ocupaciones que no se suelen consignar en las descripciones de carnés de identidad o pasaportes. Pero sí serían las dos que mejor definirían el trayecto biográfico y creativo del escritor chileno Luis Sepúlveda, fallecido ayer a los 70 años en Oviedo. El autor llevaba desde mediados de la década de los 90 afincado en Asturias y fue el primer caso declarado de coronavirus en la comunidad. Los síntomas aparecieron tras regresar del encuentro literario Correntes d’Escritas en la localidad portuguesa de Póvoa de Varzim y permanecía hospitalizado desde finales de febrero.

Nacido en Ovalle en 1949, Sepúlveda fue hijo de un militante comunista y una enfermera de origen mapuche. Ambas circunstancias ejercieron una influencia notable en su vida. «Rojo, profundamente rojo», era como le gustaba definirse. En una entrevista con La Voz en el 2002 matizaba su posición como respuesta a una pregunta de Luis Pousa sobre la figura del escritor comprometido: «No sé si comprometido, yo fui, soy y seré un hombre de izquierdas. Esa es mi cultura. Y me he ganado algunos lectores en el mundo, que son más de una docena, y esos lectores están de mi lado de la barricada. Me leen porque interpreto las cosas desde este lado de la barricada».