Carmelo Lisón Tolosana: un reconocimiento a su magisterio en el campo de la antropología social

Enrique Couceiro Domínguez

CULTURA

Carmelo Lisón, en un acto público en el año 2017
Carmelo Lisón, en un acto público en el año 2017 TONI GALAN | Efe

El investigador y docente realizó desde su ambición interpretativa, profunda e insaciable una valiosa contribución al conocimiento de Galicia y su realidad sociocultural

26 mar 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

A contrapelo de la estruendosa marejada sociosanitaria e informativa de la pandemia del coronavirus, el pasado 17 de marzo falleció calladamente en Madrid Carmelo Lisón Tolosana, antropólogo aragonés que fue principal introductor y promotor de la antropología social y cultural en España, en los planos teórico y práctico. Licenciado en Historia por la Universidad de Zaragoza en 1957, cursó estudios de antropología en Oxford de la mano de investigadores de relevancia mundial como Evans-Pritchard, Godfrey Lienhardt y Mary Douglas, doctorándose en Antropología social y cultural en 1963. Más adelante, se doctoró en Filosofía y Letras por la Universidad Complutense de Madrid. Fue asimismo académico de número de la Real Academia de las Ciencias Morales y Políticas, Honorary Fellow del Real Instituto Antropológico de Gran Bretaña e Irlanda, y Premio Aragón a las Ciencias Sociales y Humanas, así como doctor honoris causa por la Universidad de Burdeos.

Desde el punto de vista de su carrera académica, desarrolló su docencia en diferentes universidades, principalmente como catedrático en la Universidad Complutense de Madrid, donde fundó el departamento de Antropología social. Desde esta institución, así como desde los incontables simposios, jornadas, cursos y seminarios que organizó año a año -Santander, Casa de Velázquez, Jaca, Sigüenza entre otros-, su labor docente e impulsora de una antropología interpretativa cimentada en el método de campo estimuló y tuteló incansablemente el desarrollo de las carreras investigadoras de buena parte de los antropólogos españoles de distintas generaciones que nos honramos con su magisterio. También resulta reseñable su amplia proyección internacional, habiendo impartido clases como profesor invitado, entre otras, en las universidades de Sussex, Mánchester, Roma, Sorbona, Florida, Cornell, Edimburgo, Campinas (Sao Paulo), Santiago de Chile, Quito, así como en otras de Tailandia, China y Japón. Su rico legado bibliográfico, etnográfico e investigador se preserva para el futuro en los fondos de la Fundación Lisón-Donald, que en los últimos años de su vida estableció en su pueblo natal, la Puebla de Alfindén (Zaragoza). 

Reconocimiento desde Galicia

Es pertinente, más que en cualquier otro lugar, consignar aquí y ahora, en Galicia, el reconocimiento definitivo a la vida y obra de Carmelo Lisón, pues el sustento y matriz de su ingente aportación teórica (fue autor o coordinador de más de 43 títulos, así como de 124 artículos y capítulos en libros colectivos) y de su maestría metodológica arraigan en esta tierra y a ella se deben. En correspondencia a esta consagración investigadora, fue merecedor de la concesión de la Medalla de Plata de Galicia en el 2005. Su infatigable quehacer etnográfico contextualizado y ambición interpretativa, profunda e insaciable, resultaron en la autoría de la investigación antropológica más exhaustiva, humanísticamente relevante -a escala española e internacional-, más implacablemente basada en sistemáticas colectas empíricas de trabajo de campo, y extensa y prolija en tiempos, lugares y fenomenología simbólico-moral, de cuantas se han realizado acerca de la cultura gallega y, en esta, de la condición humana.