Siza: «La arquitectura vive un momento pésimo: estamos al servicio de unos pocos millonarios caprichosos»

Premio Nacional 2019 en España, el portugués recuerda que su proyecto del CGAC en Santiago fue el que le abrió las puertas al país

El arquitecto Álvaro Siza, en Póvoa de Varzim
El arquitecto Álvaro Siza, en Póvoa de Varzim

Lisboa / Corresponsal

A sus 86 años, el arquitecto Álvaro Siza Vieira (Matosinhos, 1933) mantiene una envidiable vitalidad, su gran capacidad de trabajo y su sentido del humor de siempre. En Póvoa de Varzim, después de impartir la conferencia inaugural de Correntes d'Escritas, con su inseparable cigarro, que no abandona nunca, responde sin pelos en la lengua y como quien no quiere la cosa dispara: «El Centro de Arte Contemporánea de Galicia me abrió las puertas de España, aunque no estoy de acuerdo con las obras posteriores que se han realizado en el interior del edificio». Entre esos edificios que cita que marcaron su larga y fructífera carrera, están la Casa de Chá de Boa Nova, en Matosinhos, que le dio prestigio internacional, y el Museo Serralves, en cuya fundación se encuentra custodiado la mayor parte de su archivo.

Esta noticia es para suscriptores


Comprometidos con el servicio público


Ante la dimensión de la crisis sanitaria, una gran parte de los contenidos asociados al COVID-19 se difunden en abierto para todos nuestros lectores

  • Para acceder a los contenidos elaborados para nuestros suscriptores en nuestra web o APP, te ofrecemos nuestra suscripción digital gratis durante los próximos 30 días
Accede 30 DÍAS GRATIS
Sin compromiso de permanencia

Siza: «La arquitectura vive un momento pésimo: estamos al servicio de unos pocos millonarios caprichosos»