«Adú»: tres aristas de un mismo drama

El filme se aleja de los tópicos sobre la inmigración para narrar un trío de historias que acaban por confluir


El drama es la inmigración, ese cruento trasvase humano de África a Europa, que se intenta atajar con barreras, disposiciones legales, represión y demás, como si con eso bastara para atajar la desesperación de quienes lo dejan todo buscando una vida que imaginan mejor sin importarles el precio, casi siempre demasiado alto. Pero el guion del experimentado Alejandro Hernández, con la complicidad de Calvo -ambos ofrecieron en el 2016 la estimable 1898: Los últimos de Filipinas-, opta por alejarse del tópico y no darnos otra sobre un inmigrante intentando alcanzar las costas españolas. Prefieren ofrecer tres subtramas que en algún momento confluirán con pericia narrativa, y decimos pericia que no brillantez, pues Adú, con un criterio tan asumible como cualquier otro, opta por dirigirse al gran público, buscando alejarse del filme de tesis o cargar en los reproches. Un artefacto bien servido. Hay denuncia, por supuesto, pero sin ensañamiento para no desviarlo de la senda del filme entretenido, que primero Neflix, y más tarde Telecinco, ofrecerán en sus parrillas con vocación de prime time.

La realidad es demasiado cruda como para regocijarse en ella. Tenemos a un asesor para la conservación de la naturaleza, un tipo de apariencia algo avinagrada, que vive como propio el exterminio de elefantes por el tráfico de marfil, y deberá recibir a una hija para la que fue un padre ausente. Un crío que acaba huérfano y se deja llevar hacia Melilla, pasando por una peripecia aterradora. Una patrulla de la Guardia Civil implicada en un serio incidente en la valla, con resultado de muerte para un inmigrante, con la consiguiente depuración de responsabilidades. Todas ellas, en apariencia sin conexión, acabarán confluyendo, invitando al espectador a un minuto de silencio. Por ejemplo: llegará antes y sin sobresaltos, la extraviada bicicleta de Adú… Es de agradecer a Calvo, curtido en lides televisivas -un lastre para muchos autores-, su respeto hacia los códigos cinematográficos, que no es poco. El riesgo estaba en ensamblar las tres piezas y en eso, no llega a la perfección.

«ADÚ»

España, 2020.

Director: Salvador Calvo.

Intérpretes: Luís Tosar, Anna Castillo, Moustapha Oumarou, Miquel Fernández, Nora Navas, Jesús Carroza, Ana Wagener, Zayiddiya Dissou, Candela Cruz.

Drama. 119 min.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

«Adú»: tres aristas de un mismo drama