Bong Joon-ho: «En el futuro nos parecerá normal que gane una película extranjera el Óscar»

El cineasta coreano admite que su triunfo en Hollywood le parece «surrealista»

El director, con una de sus estatuillas
El director, con una de sus estatuillas

Los Ángeles / Colpisa

Parásitos ha hecho historia al ganar el Óscar a mejor película, pero, además, se ha llevado otras tres estatuillas a mejor director, mejor guion y mejor película internacional. Nunca antes un filme de habla no inglesa había ganado el Óscar en la categoría principal (lo logró la francesa The Artist, pero era muda). Todos los periódicos norteamericanos consideran los premios a Parásitos y a su director Bong Joon-ho como un hito histórico que puede cambiar para siempre el encorsetado sistema estructural de la Academia de Hollywood.

-Cuando estrenó la película, lo único que deseaba era que el público recibiera el mensaje. Ahora que ha conquistado Hollywood con ella, ¿qué siente?

-Soy una persona muy extraña. Lo que está pasando me parece surrealista. Creo que alguien me va a golpear y voy a despertar de este raro sueño. Es jodidamente loco.

-«Parásitos» es una historia de Corea que, sin embargo, ha sido aceptada como universal.

-Parásitos es una producción coreana que ha provocado más entusiasmo que mi anterior película, que era en inglés. Eso me hace pensar que, tal vez, no hay que mirar fuera para atraer a la audiencia internacional.

-¿De niño soñó alguna vez con ganar un Óscar?

-He visto a Scorsese perder este premio muchas veces, él no me conocía entonces pero me frustraba verlo perder. Recuerdo que cuando ganó por Infiltrados me emocioné, y verme nominado a su lado ha sido un gran honor. Me cuesta creerlo.

-Que en Estados Unidos premien por primera vez en la categoría a mejor película a un filme extranjero con subtítulos ¿significa un cambio radical en Hollywood?

-Durante los Globos de Oro mencioné la barrera de los subtítulos, pero siento que el público está superando esa barrera gracias a las plataformas y a las redes sociales. Vivimos en un medio ambiente donde estamos todos conectados. Naturalmente, llegó el día en que una película extranjera ganó. En el futuro nos parecerá algo normal... o eso espero.

-¿Estamos ante un momento histórico, no solo para la Academia y los Óscar sino también para Corea del Sur?

-Es la primera vez que una película coreana ha sido nominada a los Óscar. Ganar un premio hubiera sido una celebración enorme, pero ganar en cuatro categorías no puedo ni empezar a explicarlo. No puedo imaginarme como estarán en Corea ahora mismo ni lo que ocurrirá allí cuando regresemos. Ganar como mejor película significa que ha sido votada por un gran número de miembros y eso es un ejemplo del cambio estructural que ha hecho la Academia hacia el cine internacional. Es histórico no solo para Corea y, en ese sentido, es maravilloso ganar.

-Su premio significa mucho para Corea del Sur, pero también para el cine internacional.

-En los premios Spirit ganó otra película asiática, The Farewell, y me alegré mucho. Creo que no es necesario separar o poner márgenes a la creación artística. Da igual que una película venga de Asia, Europa o Estados Unidos, lo importante es perseguir la belleza del cine y concentrarnos en el encanto individual de cada pieza. Entonces superaremos todas nuestras barreras.

-¿Tiene ya pensado su próximo proyecto?

-Sí. Tengo un plan. Voy a ponerme a trabajar porque esto es lo que hago. He estado trabajando durante los últimos veinte años sin pensar en los premios de Cannes o los Óscar. Tengo dos proyectos entre manos desde hace dos años y voy a seguir con ellos. Nada ha cambiado ni cambiará con este premio.

«Parásitos» triunfa en los Óscar y Scorsese solo se llevó el amor de un coreano

José Luis Losa
;
«Parásitos» hace historia en los Óscar La surcoreana se convierte en la gran vencedora de la noche acaparando los cuatro premios más importantes, entre ellos el de mejor película. Es el primer filme de habla no inglesa que se hace con este galardón

La película de Bong Joon-ho hace historia en los Óscar y gana los cuatro premios más importantes, entre ellos el de mejor película, primer trabajo de habla no inglesa que logra este galardón

Pintaba una noche horrible en el Dolby Theatre. Las casas de apuestas daban por descontada la victoria de ese videojuego nefando y brexitero llamado 1917. Y sugerían que Sam Mendes podría subir a por su segundo Óscar como mejor director, cuando Scorsese solo tiene uno y Tarantino menos que cero. Y entonces sucedió lo inédito: como los protagonistas del filme de Bong Joon-ho, donde una familia en la pobreza extrema se va infiltrando en una mansión, el equipo de Parásitos logró lo nunca visto: desahuciar a la industria norteamericana en su propia casa. Echar al señorito y adueñarse de la hacienda llamada Hollywood.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Bong Joon-ho: «En el futuro nos parecerá normal que gane una película extranjera el Óscar»