La Xunta facilita la presencia de España en la comunidad lusófona internacional

Joel Gómez SANTIAGO / LA VOZ

CULTURA

Acto simbólico de hermanamiento de las localidades de Tui y Valença celebrado con motivo del 125.º aniversario del emblemático puente sobre el río Miño
Acto simbólico de hermanamiento de las localidades de Tui y Valença celebrado con motivo del 125.º aniversario del emblemático puente sobre el río Miño GUSTAVO RIVAS

Valora que supera los 250 millones de personas y su mercado beneficiará más a Galicia

02 feb 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

La Comunidade dos Países de Língua Portuguesa (CPLP) aprobará en su cumbre de septiembre en Luanda (Angola) la integración de España como país observador, y la Xunta ha sido invitada a participar. Así lo confirmó el Gobierno autonómico, que ha mediado para allanar la presencia de España en el organismo internacional. La más reciente gestión la realizó el director de Relacións Exteriores e coa UE, Jesús Gamallo, quien esta semana se entrevistó en Lisboa para ese fin con la directora general de la CPLP, Georgina Benrós de Mello.

Esa integración «estaría baseada sobre todo nos estreitos vínculos de Galicia coa lusofonía a partir de ser lugar de orixe da lingua portuguesa. Tamén suporía para Galicia unha grande oportunidade, grazas á intercomprensión entre o galego e o portugués. A figura de observador asociado aplícase a Estados onde, aínda que non teñen o portugués como lingua oficial, existe unha comunidade de falantes de portugués de certa entidade ou, como sería o caso de España, onde unha das linguas cooficiais do Estado ten similitudes e comparte orixe co portugués, razón para que o galego, como lingua orixinaria do portugués, sitúe a Galicia no contorno da lusofonía», señala un comunicado oficial del Ejecutivo gallego.

El interés de España se concretó el año pasado. Benrós de Mello lo confirmó en su participación en unas jornadas celebradas en Santiago en octubre, organizadas por la Academia Galega da Língua Portuguesa, que es entidad consultiva de la institución lusófona, al igual que el Consello da Cultura Galega, desde el año 2016. En diciembre España registró formalmente la solicitud. Previamente se había interesado la Xunta, para que se integrase Galicia, pero declinó en favor del Estado al conocer el interés del Ministerio de Asuntos Exteriores. «O director xeral de Relacións Exteriores e coa UE destacou que a acción exterior cos países da comunidade lusófona supón unha grande oportunidade no ámbito cultural, polas oportunidades de intercambios e proxectos conxuntos, e no económico, grazas ao enorme mercado constituído por máis de 250 millóns de falantes en portugués», resalta ahora la Xunta. El secretario xeral de Política Lingüística, Valentín García, abordó también este tema en el Parlamento recientemente.

La CPLP la fundaron en 1996 Portugal, Brasil, Angola, Mozambique, Cabo Verde, Guinea-Bisáu y San Tomé y Príncipe. En el 2002 se adhirió Timor, y después Guinea Ecuatorial. Además de países miembros, tiene 18 países observadores, entre ellos Japón o Uruguay. Estados Unidos ha solicitado también esta condición.

En la línea de la ley Paz Andrade

La Xunta justifica esta actuación en la línea de la conocida como ley Paz Andrade, del 2014 y que homenajea al ilustre político, economista y escritor. Emergió de una iniciativa legislativa popular aprobada por unanimidad en el Parlamento de Galicia, promovida en el año que se dedicó el Día das Letras Galegas a Paz Andrade, de ahí esa denominación. Esa ley autonómica pretende «aproveitar a vantaxe lingüística que supón os vínculos coa lusofonía» en los ámbitos cultural, económico y otros, detalla la Xunta.