Los Grammy consagran a Billie Eilish como la gran estrella pop internacional

La cantante americana gana seis gramófonos en una gala en la que Rosalía y Alejandro Sanz consiguieron un premio cada uno


Redacción

Fue la estrella pop más inesperada del 2019 y los Grammy la han consolidado definitivamente. Con solo 18 años la americana Billie Eilish es la gran triunfadora de la 62ª. edición de los premios de la Academia Nacional de Artes y Ciencias de la Grabación de Estados Unidos. Se ha llevado seis gramófonos, los de grabación del año, disco del año, canción del año, mejor artista nueva, mejor disco de pop y mejor producción no clásica. 

Todo ello ha sido gracias al disco When We All Fall Asleep, Where Do We Go? (2019) y, especialmente, al single Bad Guy. En esos tres minutos y medio de oscuro electropop late un himno generacional irresistible. Parece abrir una nueva página en la historia del pop poniéndole banda sonora a esa juventud que ha encontrado un hilo directo entre sus sentimientos y la tensión de la pieza.

La artista más joven en lograr los premios (antes el récord lo tenía Taylor Swift con 20 años) se impuso así a Lizzo, la figura que partía con más nominaciones (ocho) este año. Finalmente, venció en tres de ellas: mejor interprepación vocal de pop, mejor disco de música urbana y mejor interpretación de r&b tradicional.. En sus discursos, amables pero escasos en palabras, Eilish afirmó que el premio al mejor álbum realmente no lo tendría que haber ganado ella sino Ariana Grande. Un gesto que recordó al de Adele cuando en el 2017 se deshizo en elogios hacia el Lemonade de Beyoncé, cuando fue reconocida con la máxima categoría con 25. Con menos emoción, más frialdad y algo de timidez, Eilish quiso así mandar un cariño a su compañera.

Una gran noche para Rosalía

En una de las categorías en las que triunfó Eilish, la de mejor artista nueva, se encontraba nominada Rosalía. Vio como la posibilidad de suceder a Dua Lipa (ganadora del año pasado y persona que entregaba el premio) se esfumaba ante su ojos. Hubiera sido la guinda de una noche, aún así, de ensueño. Ya antes de empezar la gala principal, había obtenido el Grammy al mejor disco latino de música urbana. Lo hizo un poco después de que Alejandro Sanz también obtuviera un galardón, en su caso del mejor disco de pop latino.   

 

Pero Rosalía tenía mucho más que mostrar que un discurso de agradecimiento. Figuraba en la escaleta de actuaciones de la gran fiesta televisada para todo el planeta. Allí aprovechó para exponer una doble cara. Si la duda consistía en si optaría por su último single, el flamenco Juro que, o apelaría a uno de sus ya clásicos como Malamente, ella la resolvió yendo a por las dos. Minimalista y emocionante de arranque, se echó al carácter y al nervio. Luego, con la segunda, optó por la actuación de gala respaldada por un cuerpo de baile (totalmente masculino en esta ocasión). No resultó tan espectacular como en otras galas de premios, pero brilló como la estrella que es.  

Recuerdo a Kobe Bryan 

Poco antes de arrancar la entrega de premios trascendía la noticia de la muerte de Kobe Bryan. Por ese motivo, Alicia Keys, la presentadora, varió el plan inicial cantando a capella It's So Hard to Say Goodbye junto a Boyz II Men ante una audiencia muy emocionada por lo ocurrido. A partir de ahí, empezó una gala con algunos buenos momentos, pero sin nada realmente memorable. Hubo sí, emoción. Además de los recuerdos al baloncestista fallecido, se pudieran ver muchas otras lágrimas significativas. 

Camila Cabello cantó First Man mirando a los ojos a su padre hasta hacerlo llorar. En ella dice que siempre será su primera amor. También pudimos ver las lágrimas de Demi Lovato durante su interpretación de Anyone, en la que era su vuelta a los escenarios tras sus problemas con las drogas. Y, por último, cabe citar el desborde de emoción de la madre de Tyler The Creator que subió con él a recoger el Grammy al mejor disco de Rap y se derritió ante el triunfo de su hijo.

De lo mejor de la noche fue el explosivo pase de Aerosmith que, tras apelar a Living On The Edge, rescató su célebre Walk This Way con Run DMC. Canción totémica de la fusión de rap y rock, sonó casi como una revelación de un pasado en el que las guitarras rugían y mandaban en el mundo pop, algo cada vez es más extraño en la actualidad. Se notó el fuego y el calor de estas. También el crujido de los scratches. Por los pasillos se pudo ver a Flavor Fav de Public Enemy entusiasmado. Las guitarras también sonaron alto con Gary Clark JR, que interpretó This Land con The Roots

A nivel escenográfico, hay que destacar el pase de Lil Nas X que hizo pasear su Old Town Road por diferentes habitaciones en las que aparecían  BTS, Billy Ray Cyrus, Diplo, and Nas. Igualmente coral, fue el homenaje al rapero Nipsey Hussle, asesinado el año pasado. Una pléyade de artistas como Khaled, John Legend, Meek Mill y Kirk Franklin lo reivindicaron, fundiendo su recuerdo con el de Kobe Bryan. También fue objeto de homenaje Prince, en este caso por parte de Usher.

LISTADO DE LOS PREMIOS

Grabación del Año: Bad Guy, Billie Eilish

Álbum del Año: When We Fall Asleep, Where Do We Go?, Billie Eilish

Canción del Año: Bad Guy, Billie Eilish

Mejor Artista Nuevo: Billie Eilish

Mejor Interpretación Pop Solista: Truth Hurts, Lizzo

Mejor Canción Country: Bring My Flowers Now, Brandu Carlile, Phil Hanseroth, Tim Hanseroth & Tanya Tucker

Mejor Interpretación Country Dúo/Grupo: Speechless, Dan + Shay

Mejor Álbum Rap: Igor, Tyler, The Creator

Mejor Interpretación Rap: Higher, DJ Khaled, Nipsey Hussle y John Legend

Mejor Álbum Pop Latino: #ElDisco, Alejandro Sanz

Mejor Álbum de un Artista Latino Rock, Urbano o Alternativo: El Mal Querer, Rosalía

Mejor Álbum Tropical Latino: Opus, Marc Anthony / A Journey Through Cuban Music, Aymée Nuviola

Mejor Álbum Latino de Jazz: Antidote, Chick Corea & The Spanish Heart Band

Mejor Álbum de Música Regional Mexicana (Incluyendo Tejano): De Ayer Para Siempre, Mariachi Los Camperos

Mejor Álbum Country: While I'm Livin, Tanya Tucker

Mejor Actuación Solista Country: Ride Me Back Home, Willie Nelson

Mejor Canción Rap: A Lot, Jermaine Cole, Dacoury Natche, 21 Savage y Anthony White

Mejor Actuación Rap: Racks in the Middle, Nipsey Hussle Ft. Roddy Ricch & Hit-Boy

Mejor Grabación Dance: Got To Keep On, The Chemical Brothers

Mejor Álbum Dance/Electrónica: No Geography, The Chemical Brothers

Mejor Grabación Remix: I Rise (Tracy Young's Pride Intro Radio Remix), Tracy Young.

Mejor Álbum Instrumental Contemporáneo: Mettavolution, Rodrigo y Gabriela

Mejor Álbum New Age: Wings, Peter Kater

Mejor Álbum Vocal Jazz: 12 Little Spells, Esperanza Spalding

Mejor Solo de Jazz Improvisado: Sozinho, Randy Brecker

Mejor Álbum Instrumental de Jazz: Finding Gabriel, Brad Mehldau

Mejor Álbum Jazz de Gran Ensamblaje: The Omni-American Book Club, Brian Lynch Big Band

Mejor Álbum Gospel: Long Live Love, Kirk Franklin

Mejor Actuación/Canción Gospel: Love Theory, Kirk Franklin, Kirk Franklin

Mejor Álbum Roots Gospel: Testimony, Gloria Gaynor

Mejor Actuación/Canción Cristiana Contemporánea: God Only Knows, KING & COUNTRY & Dolly Parton, Josh Kerr, Jordan Reynolds, Joel Smallbone, Luke Smallbone y Tedd Tjornhom

Mejor Álbum de Música Contemporánea Cristiana: Burn the Ships, KING & COUNTRY

Mejor Álbum Bluegrass: Tall Fiddler, Michael Cleveland

Mejor Álbum de Blues Tradicional: Tall, Dark & Handsome, Delbert McClinton & Self-Made Men

Mejor Álbum de Blues Contemporáneo: This Land, Gary Clarke Jr.

Mejor Álbum Folk: Patty Griffin, Patty Griffin

Mejor Álbum de Música Roots Regional: Good Time, Ranky Tanky

Mejor Álbum Reggae: Rapture, Kofee

Mejor Video Musical: Old Town Road (Official Movie), Lil Nas X y Billy Ray Cyrus, Calmatic.

Mejor Film Musical: Homecoming, Beyoncé, Beyoncé Knowles-Carter y Ed Burke

Mejor Compilación de Banda Sonora para un Medio Visual: A Star Is Born, Lady Gaga y Bradley Cooper

Mejor Banda Sonora para un Medio Visual: Chernobyl, Hildur Guonadóttir

Mejor Canción Escrita para un Medio Visual: I'll Never Love Again (Versión Film), de A Star Is Born

Mejor Composición Instrumental: Star Wars Galaxy's Edge Symphonic Suite, John Williams

Mejor Arreglo, Instrumental o A Capella: Moon River, Jacob Collier

Mejor Arreglo, Instrumentos y Vocales: All Night Long, Jacob Collier

Mejor Álbum de Comedia: Sticks and Stones, Dave Chapelle

Mejor Álbum de Música Infantil: Ageless Song for the Child Archetype, Son Samson

Mejor Empaque de Grabación: Chris Cornell, Barry Ament, Jeff Ament, Jeff Fura / Joe Spix

Mejor Caja o Empaque de una Edición Limitada Especial: Woodstock: Back to the Garden: The Definitive 50TH Anniversary Archive, Masaki Koike

Mejor Álbum Notes: Stax '68: A Memphis Story, Steve Greenberg

Mejor Álbum Histórico: Peter Seeger: The Smithsonian Folkways Collection, Jeff Place y Robert Santelli

Mejor Ingenería en un Álbum, No-Clásico: When We All Fall Asleep, Wher Do We Go?, Finneas O'Connell

Mejor Álbum con Audio Inmersivo: Lux, Mortn Lindberg

Mejor Composición Clásica Contemporánea: Higdon: Harpd Concerto, Yolanda Kondonassis, Ward Stare y The Rochester Philharmonic Orchesta

Mejor Compendio Clásico: The Poetry Of Places, Nadia Shpachenko, Marina A. Ledin y Victor Ledin

Mejor Álbum Clásico Vocal Solista: Songplay, Joyce DiDonato, Chuck Israels, Jimmy Madison, Charlie Porter y Craig Terry

Mejor Solista Clásico Instrumental: Marsalis: Violin Concerto, Yolanda Kondonassus, Ward Stare

Mejor Interpretación Coral: Duruflé: Complere Choral, Robert Simpson

Mejor Grabación de Ópera: Picker: Fantastic Mr. Fox, Gil Rose, John Brancy, Andrew Craig Brown, Gabriel Preisser, Krista River, Edwin Vega y Gil Rose

Mejor Interpretación de Orquesta: Norman: Sustain, Gustavo Dudamel

Productor Clásico del Año: Blanton Alspaugh

Mejor Ingeniería de un Álbum Clásico: Riley: Sun Rings, Leslie Ann Jones y Robert C. Ludwig

Productor del Año, No-Clásico: Finneas

Rosalía, la reina es Billie Eilish

SANDRA FAGINAS

El tema «Bad Guy», del álbum debut de esta norteamericana de 17 años, ha conseguido el podio de la lista Billboard y ha aupado al estrellato a Eilish como icono pop postmillennial

Sus letras son oscuras, hipnóticas e inquietantes; su música te susurra al oído y te produce esa comezón que muy pocos artistas consiguen. No suena a espectáculo, ni la cantan a voz en grito en las verbenas, ni tiene el tratrá folklórico del show. En cambio, Billie Eilish con solo 17 años es la voz de una generación. La artista que bate récords y la que se ha puesto como número uno indiscutible este verano. Eilish es la abeja reina que ha cogido la posición vertical que ya no suelta para fortuna de todos sus seguidores, que tienden a infinito. Si hay una canción que ha arrasado estos últimos meses es Bad Guy, ni las de Don Patricio ni las de Rosalía, ni ná de ná. El tema de Eilish, que forma parte de su disco debut, When We All Fall Asleep, Where Do We Go?, tiene ahora mismo en YouTube algo más de 540 millones de visualizaciones. Y el álbum es el segundo más vendido este año.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los Grammy consagran a Billie Eilish como la gran estrella pop internacional