Redacción / La Voz

Las hijas de Marisol, María Esteve y Celia Flores, han confirmado apenas unas horas antes de que comience la gala de los Goya que serán ellas las encargadas de recoger el Goya de Honor que la Academia de Cine ha otorgado a su madre, Pepa Flores. Era una secreto a voces, Pepa Flores ya había asegurado que agradecía enormemente ese reconocimiento, pero que ni por él rompería el retiro mediático en el que lleva más de 35 años. Durante los últimos días han sido muy numerosas las especulaciones, pero finalmente Pepa Flores no ha dado la sorpresa y no irá a los Goya, a pesar de que este año se celebren en su Málaga natal. 

«Hoy es la fiesta del cine español y mi hermana Celia y yo no podemos estar más orgullosas de representar a mi madre y recoger en su nombre ese reconocimiento tan bonito que con tanto cariño le otorga la academia y que tanta ilusión le hace, que es el Goya de honor. Felicidades Pepita! Te lo mereces!», escribía María Esteve, que también es actriz, junto a una foto con su hermana Celia Flores, cantante, despejando todas las incógnitas. 

«Respetamos tu paz, y nos engrandece tu firmeza, aún más admiramos tus valores y queremos que brilles con más fuerza pero en el lugar de calma que has elegido. Por eso, Pepita, es un honor para mi hermana @maria_esteve_flores y para mi ir a recoger en tu nombre el GOYA De HONOR que con tanto cariño y verdad entrega la academia. Con todo nuestro respeto y amor, siempre», escribía por su parte Celia, en una divertida foto junto a María comiendo palomitas. 

Media vida alejada de los focos

En el año 1985 Pepa Flores decidió romper con todo, pero sobre todo con Marisol, su nombre artístico, para ser, simplemente, Pepa, Pepita para sus más allegados. Lo hizo después de presentar en el festival de San Sebastián su último trabajo en el cine Caso Cerrado junto al un jovencísimo Antonio Banderas que trataba de abrirse camino en el mundo del cine. Y después cerró la puerta para siempre a la vida pública. Lleva todo este tiempo tratando de llevar una vida lo más anónima posible y siempre ha huido, pese a las ofertas millonarias para reaparecer públicamente, de la fama. Tenía 38 años, tres hijas (María, Tamara y Celia) y estaba a punto de separarse de Antonio Gades, con el que se había casado en Cuba años antes con Fidel Castro y la bailarina Alicia Alonso como testigos.

 «Hizo lo que tenía que hacer, decidió irse y se fue. Creo que ha obrado muy bien y me alegro de que todo le vaya como ella quiere que le vaya. Tengo un recuerdo formidable y un gran cariño a distancia y me alegro mucho del premio», explica Mario Camus a Efe, que confiesa estaría encantado de ser él mismo el encargado de entregarle el Goya honorífico a Pepa Flores en su Málaga natal, aunque por motivos de salud no puede viajar. «Era una delicia -añade-. Llevaba en esto desde pequeña, pero aprendió y mejoró y mostró un montón de recursos que no utilizaba en sus comedias. Era una chica colosal», refiriéndose a su talento ante las cámaras.

 A punto de cumplir 72 años, Pepa Flores lleva tres décadas junto al italiano Massimo Stecchini. Ha sído su cómplice en su nueva vida alejada de los focos. Pero en los últimos días ha vuelto a ver cómo las cámaras se apostaban en las cercanías de su domicilio para tratar de saber si la actriz y cantante acudirá o no a recoger el merecido galardón. «Pepa lleva muchos años intentando ser normal y nunca lo va a conseguir», apuntaba uno de estos días Stecchini, según informa la agencia Gtresonline. 

Marisol en Galicia: la niña de las seis películas y los seis millones de pesetas

Gladys Vázquez
Así contó La Voz el éxito de Marisol hace 60 años

Hace 60 años, pocos meses después de su debut en el cine con «Un rayo de luz», Marisol acudía al estreno del filme en A Coruña. Una visita sobre la que reflexionaba en La Voz: «Yo no había visto tantas cosas ricas juntas a la vez. Estoy deseando  volver, y espero que siga habiendo marisco»

Todas las miradas están puestas estos días en Pepa Flores. O más bien en aquella niña con la que la actriz tuvo que convivir y pelear por desprenderse. Y es que, si por algo ha sumado atención la gala de los Goya de este sábado es por el hecho de si Pepa Flores va a acudir o no a recoger el galardón de honor. Un reconocimiento a su carrera y en gran parte a la Marisol que ella misma se encargó de matar.

Pepa Flores nació en Málaga en el 4 de febrero de 1948. Con solo 11 años, en 1959, era descubierta por el productor Manuel José Goyanes. Ese fue el inicio de una fulgurante carrera con la que ella terminó en 1985 y que la llevó a desaparecer por completo de la vida social y artística del país.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Marisol no irá a los Goya