Dejar atrás la inocencia, según la cineasta debutante Lucía Alemany

El filme se adentra en el último verano de la adolescencia, mientras aguarda el otoño con su exigencia de responsabilidad, de afrontar las consecuencias, porque a veces toca aprender a ser adultos de golpe y sin anestesia

Fotograma del filme «La inocencia»
Fotograma del filme «La inocencia»

Lis es una quinceañera que vive en un pequeño pueblo de la provincia de Castellón. Es verano, y entre verbenas de pueblo, discotecas, piscina y tonteos con un chico mayor sueña con ser artista de circo e irse a Barcelona, lejos del ambiente opresivo, de la autoridad de los padres y del metomentodo vecinal.

Para su ópera prima como directora, Lucía Alemany (Tortosa, 1985) opta por irse a su pueblo natal, aquel en el que creció y vivió hasta los 18 años, y mostrarnos un relato de iniciación a la vida de trasfondo autobiográfico. Se ve que la realizadora conoce aquello de lo que habla, y además sabe plasmarlo en imágenes: ese ambiente donde se combinan las procesiones con las minifaldas y el ombligo al aire, las vecinas que conversan sobre sus vidas en el portal con los botellones, los toros y las orquestas con la música disco o el machismo todavía imperante con los deseos de libertad.

La protagonista y sus amigas viven el que será, incluso sin ellas saberlo, el último verano de su adolescencia, mientras el otoño trae consigo la responsabilidad y el afrontar las consecuencias -embarazo no deseado de por medio-, porque a veces toca aprender a ser adultos de golpe y sin anestesia.

Aun sin contar nada nuevo, y recurriendo a algunos lugares comunes, La inocencia es una película fresca, una mirada cercana, sin prejuicios, que se adentra como un calzador en un universo de aspiraciones que suenan a imposibles, discursos de doble moral sobre el guardar las apariencias y el deseo de rebelarse inherente a la adolescencia.

Con todo ello, supone un interesante debut para su directora, Lucía Alemany, que consigue dotar de veracidad tanto el ambiente del pueblo como el recorrido de su protagonista, a lo que ayuda sobremanera el naturalismo de sus jóvenes intérpretes -con el descubrimiento de Carmen Arrufat a la cabeza-, arropadas por unos siempre correctos Sergi López y Laia Marull.

«LA INNOCÈNCIA»

España, 2019.

Director: Lucía Alemany.

Intérpretes: Carmen Arrufat, Laia Marull, Sergi López, Joel Bosqued, Sonia Almarcha.

Drama.

92 minutos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Dejar atrás la inocencia, según la cineasta debutante Lucía Alemany