Grandes cimas de la música

La Orquesta Sinfónica de Galicia presentó una atractiva propuesta en la plenitud del Barroco


Después de otro paréntesis, volvió la Orquesta Sinfónica de Galicia (OSG) en su séptimo abono. Con una atractiva propuesta que, llevándonos a la primera mitad del XVIII, plenitud del Barroco, nos sitúa en grandes cimas de la música. La primera de la historia es Juan Sebastián Bach (1685-1750), que emana inspiración, espiritualidad y riqueza compositiva y desde su atalaya se deja impresionar por la luz de la música meridional: Vivaldi (que resurge cuando ya en el XIX se rescatan los olvidados papeles del ‘viejo peluca’) y G. B. Pergolesi.

Al estro de Giovanni Battista (1710-1736) se debe la belleza y la vis dramática de su Stabat Mater, compuesto poco antes de morir a los 26 años. Tanto sedujo a Bach que lo toma, valiéndose del valor polisémico de la música, y le adapta el texto traducido por Lutero del Salmo 51, que se enuncia como Salmo 51, BWV 1083. Tilge, Höchster, mein Sünden: «Borra, Altísimo, mis culpas».

Música que expresa el tremendo dolor de la madre y sirve asimismo para implorar el perdón de los pecados. Bach lo enriquece armónica e instrumentalmente. De su primera etapa en Leipzig, es el Magnificat basado en el texto latino de exaltación mariana. En su catálogo hay otras obras cumbre (Misa en si menor, también texto latino) pero esta tiene ya los ingredientes de una gran obra para cuatro solistas y coro, con grandes partes corales y expresivas arias.

En la música no hay cimas sin una elevada interpretación. La OSG abordaba por primera vez ambas obras y lo hacía de la mano del contratenor Carlos Mena, que con sensibilidad y pericia en la música barroca, condujo la cantabilidad (violines en la obra de Pergolesi) de la parte orquestal y guio el fraseo y emotividad de los solistas: M. Beate Kieland, Jone Martínez, J. A. Sanabria y J. A. López. Mena puso también su arte canoro en los tercetos. La respuesta de orquesta, solistas y coro fue formidable. Hubo cuatro obras a capella que iniciaron cada parte, de Antonio Lotti (1667-1740) y de G. Battista da Palestrina (1525-1594), cumbre asimismo de la polifonía del XVI.

Velada de alta seducción y elevada calidad estética y cultural, que requiere sean sufragados en tiempo y forma los compromisos de subvención adquiridos. Este camino también da caché a Galicia.

ORQUESTA SINFÓNICA DE GALICIA (Y SU CORO)

Palacio de la Ópera de A Coruña.

Obras de Bach, Lotti y Palestrina.

Marianne Beate, Jone Martínez, Juan Antonio Sanabria, José Antonio López.

Joan Company, Carlos Mena, directores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Grandes cimas de la música