Patricia Barber: «Busco solo la belleza, no quería abordar nada de la situación política»

Doménico Chiappe MADRID / COLPISA

CULTURA

«Ahora la gente no sabe ni entiende de música», lamenta Patricia Barber sobre la era Spotify
«Ahora la gente no sabe ni entiende de música», lamenta Patricia Barber sobre la era Spotify Jimmy Katz

Cantante, compositora y pianista de culto, la artista norteamericana, que anda de gira con su álbum «Higher», asegura que ya no escucha jazz y que prefiere la música clásica

06 ene 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

En la sala vacía resuenan las escalas de los momentos de calentamiento. Ella tiene la agilidad de los que han pasado por el conservatorio. Encima del piano de cola, un Mac. Patricia Barber (Chicago, 1955), autora de algunos de los mejores álbumes de jazz publicados en la década de los años noventa, como Cafe Blues y Modern Cool, se quita los zapatos, se coloca los auriculares. Parece contenta, bromea con los dos músicos que la acompañan en la prueba de sonido. Son el contrabajista Patrick Mulcahy y el baterista Jon Deitemyer.

Arrancan los graves del contrabajo y de la batería. Ella interrumpe las canciones. Reclama algo más de balance, menos volumen. Hasta que llega un acoplamiento que le parece «bonito» y advierte que han logrado «el punto». Cuando empieza forte, el trío se suelta. Su voz se calienta como si sus dedos frotaran sus cuerdas vocales cuando pasan sobre las teclas. «Así es hermoso», comenta al micrófono, y lo agradece. Hay quienes dicen que el jazz es jazz si hay contrabajo. Pero no, es jazz cuando los músicos necesitan mirarse al tocar. «Venga, toquemos una gran canción», dice Barber, lectora asidua de la poesía de Paul Verlaine y Alfred Tennyson.

Al terminar, revisa el teléfono móvil, sopesa la bolsa de tela con los cedés de su nuevo trabajo, Higher (ArtistShare, 2019) y conversa, sentada en una de las butacas del teatro Fernán Gómez, en su última y reciente visita al Festival de Jazz de Madrid.