Clint Eastwood: «Lo que sucedió con Richard Jewell es una gran tragedia americana, todo el mundo fue a por él»

María Estévez LOS ÁNGELES / COLPISA

CULTURA

Clint Eastwood da unas indicaciones durante el rodaje a la actriz Olivia Wilde, que encarna a la periodista Kathy Scruggs en el filme «Richard Jewell»
Clint Eastwood da unas indicaciones durante el rodaje a la actriz Olivia Wilde, que encarna a la periodista Kathy Scruggs en el filme «Richard Jewell»

El veterano cineasta estrena el filme sobre el héroe de los atentados de los Juegos de Atlanta, cinta envuelta en la polémica por dar una imagen muy dura de una periodista

03 ene 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Ganador de cuatro Óscar como productor y director de las películas Sin perdón y Million Dollar Baby, Clint Eastwood (San Francisco, California, 1930) regresa a la gran pantalla con otro filme que va camino de optar a los premios de Hollywood de este año. Es Richard Jewell, que se acaba de estrenar en España. La cinta retrata la verdadera historia del agente de seguridad que encontró una bomba en Centennial Park, durante los Juegos Olímpicos de Atlanta de 1996, y que salvó la vida de muchas personas. Jewell, considerado primero un héroe por hallar el artefacto, fue vilipendiado después, cuando el FBI lo investigó como uno de los posibles responsables de perpetrar el ataque. El periódico local Atlanta Journal-Constitution firmó la exclusiva donde se revelaba que Jewell era sospechoso, e Eastwood es crítico con los medios en esta cinta por cuanto que señalaron públicamente al guarda como culpable.

En EE.UU. el filme ha levantado una enorme controversia por apuntar con el gatillo de la cámara a los medios de comunicación. Más en particular a la reportera del Atlanta Journal Kathy Scruggs, encarnada en la pantalla por Olivia Wilde. Retratada como una mujer que intercambiaba sexo por información, Scruggs, que murió de una sobredosis de somníferos en el 2001, fue quien informó sobre la investigación del FBI contra Richard Jewell. De nuevo, Eastwood se inspira en el tipo de historia de la vida real que le ha atraído últimamente, con películas sobre héroes norteamericanos como American Sniper, Sully y ahora Richard Jewell. En el teatro Chino de Hollywood, el mismo cineasta desgranó el largometraje.

-Parece decidido a contar historias sobre seres ordinarios en circunstancias extraordinarias. ¿Héroes de la vida real?

-Me siento atraído hacia el tipo de narraciones reales. Creo que es una gran tragedia americana lo que sucedió con Richard Jewell, porque todo el mundo fue a por él. Espero que este filme le exonere de una vez por todas. He descubierto cómo ocurrió. Fue la primera vez que Atlanta había tenido algo importante en su ciudad -estamos hablando de unos Juegos Olímpicos-, y de pronto, en tres días, ocurre este terrible ataque. Se vieron obligados a encontrar un sospecho. Todo el mundo se vendió. Lo vendieron y no le ofrecieron ni siquiera la base del sistema americano. El FBI y los medios no fueron amables: eso demuestra que la gente buena puede hacer mal las cosas. Richard Jewell era la típica persona que recibía palos.

-¿Cree que se le hizo justicia?

-Me alegra saber que la ciudad de Atlanta va a poner una placa en honor de Jewell en Centennial Park. Yo también le dedicaría una calle a su nombre. Se merece mucho más. Esta es una historia que merece ser contada. Quería rodar esta cinta de la mejor manera posible. He vendido muchas almas al diablo para conseguir realizar este filme.

-¿Por qué le convirtieron en chivo expiatorio?

-Creo que no deberíamos saltar a las conclusiones rápidamente. Deberíamos volver a la idea de que uno es inocente hasta que se demuestra lo contrario y se determina su culpabilidad. Eso no ocurre en según qué situaciones. Desde luego, ese no fue el caso de Jewell. Lo acusaron sin ninguna posibilidad de defenderse.

-La cinta se centra en la caída en desgracia de Jewell, cuando la prensa lo considera responsable por el ataque y los agentes del FBI lo investigan. ¿Es una mirada crítica al periodismo y las «falsas verdades»?

-Esta es una película centrada en un personaje, en una víctima, pero no es una narración en blanco y negro, ni de hombres contra mujeres. Creo que lo que le ocurrió a Jewell podría haberle pasado a cualquiera, y eso hay que defenderlo. La gente debe ver esta historia y entender que no debería repetirse. Todos somos responsables de cuidar de la gente que se ve en esa situación.

-¿Llevaba mucho tiempo queriendo hacer este filme?

-Sí. Más de cuatro años. Si no lo he rodado antes ha sido porque estaba esperando a los actores adecuados. Tenía que contar con el equipo necesario para hacer esta película.