Isaac Pedrouzo: «La columna es como el exorcismo del demonio»

María Teresa Rodríguez Vázquez
maite rodríguez OURENSE / LA VOZ

CULTURA

Pedrouzo presentó en Ourense «Esto no es Oregón»
Pedrouzo presentó en Ourense «Esto no es Oregón» Santi M. Amil

El escritor presenta el libro «Esto no es Oregón», recopilación de sus historias publicadas en la edición ourensana de La Voz de Galicia

21 dic 2019 . Actualizado a las 16:35 h.

Ourense no es Oregón y es un lugar tan guay como el Brooklyn del que escribe Paul Auster. Isaac Pedrouzo (Ourense, 1981) destila amor por su ciudad en cada columna que, desde hace casi dos años, publica en la edición ourensana de La Voz. Esto no es Oregón (Editorial Mont Ventoux) es el título de la columna y también del libro que ahora presenta, con el mismo nombre, una recopilación de 110 colaboraciones que ha firmado. El autor explica que el título viene de cuando recibían a los de Ourense en lugares como O Grove: «Ahí vienen los de Oregón, aludiendo a la matrícula OR que había entonces. Y me parecía guay llamarle Esto no es Oregón para hablar de Ourense». Sus sitios en la ciudad, sus vivencias de la noche ourensana, los garitos, los parques, las chicas... todo aparece en las columnas de cada sábado, que hacen sonreír a la gente de su generación... y a otras, pues, como anotó la delegada de la Voz en Ourense, Ruth Nóvoa, los de Pedrouzo son escritos con «la capacidad de dibujar un mapa de Ourense y de aunar generaciones».

Pedrouzo afirma que nunca se inventa nada, aunque cosas que escribe son las contadas por los amigos, que aparecen en las columnas, o por su familia, que es «la mitad del libro». También los bares, el suyo en particular (Café Pop Torgal), que le «salvaron la vida». Aunque sus piezas puedan tener un tono nostálgico, él reniega de ello: «Soy contrario a la nostalgia, pero hoy vivir al día es muy difícil, todo va al segundo. Hablar de nostalgia es como decir, ‘‘tranquilos, que la vida no va tan rápido’’. La columna es como el exorcismo del demonio, como el alivio que sientes al contar un secreto». Sobre sus personajes favoritos, revela que son la «madre y la hija, Umberto el de los chicles, el heavy o el manco de Concejo». Y entre los lugares destacados, el parque de San Lázaro, como epicentro del ligoteo y del cotilleo. Y aunque uno se titule Odio Ourense, la explicación de Pedrouzo es clara: «Odiar Ourense es sencillo, pero más fácil es echarlo de menos».

Pedrouzo declara que tiene facilidad para quitarse los tabúes de encima. De ahí, las referencias directas al onanismo, a las excreciones (la carraña), al sexo o a las borracheras. Sí le da reparo lo que pensará su familia al leerlo, pero ahí está apoyándolo.