«Abominable»: Otro Yeti peludo para críos

El filme es otra historia convencional de animación sobre la mítica criatura


Nada hay en Abominable que le aparque del carril convencional, esto es una convincente ejecución técnica -galaxia Pixar al margen, palabras mayores- y un perfecto acomodo a sus primeros y únicos destinatarios, los críos. Por si no bastara, es la tercera animación que tiene al Yeti como protagonista en apenas unos meses, después de Smallfoot (2018) y Mr. Link. El origen perdido este mismo año. Es una coproducción entre la división asiática de DreamWorks y la china Pearl Studio, lo cual, considerando lo suspicaces que suelen ser los censores comandados por Xi Jinping, garantiza temas sin cafeína, no sea qué. Aquí todo es blanco y no solo las nieves de la segunda parte de la trama...

De esa manera se aseguran un puñado de millones de entradas allí y todos contentos. La pequeña Yi vive en Shanghái, huérfana de padre desde no hace mucho y toca el violín. Además de estudiar, realiza pequeñas chapuzas para reunir el dinero necesario y cumplir un sueño vinculado a esa pérdida. Apenas se comunica con su madre y su abuela y todo el tiempo es poco para subir a su refugio en la azotea. Allí se encuentra un bicho grande y peludo, con el que pronto congenia. Es el pequeño Yeti que mira con nostalgia hacia un gran cartel publicitario con una foto del Everest, o sea: «Mi caaaasa..», aunque solo lo dice con su mirada porque no habla.

A partir de ese momento, se encadena peripecia tras peripecia camino del Himalaya, con el ritmo homologable de estos casos, un tipo de animación que tampoco es la octava maravilla y no pocos tópicos y personajes a los que mayores dosis de complejidad le sentarían bien. Los inevitables malos son unos científicos empeñados en tener a su peculiar conejillo de indias por encargo del patrocinador que le capturó. De sacar adelante el producto se encarga Jill Culton, fogueada previamente en varios cometidos dentro de la mencionada Pixar, y Todd Wilderman, formado en diversos cometidos vinculados a los efectos especiales animados y autor en el 2008 de Colegas en el bosque 2. Una nota final, alguna sorpresilla en los títulos de crédito con Yi reintegrada a la vida familiar.

«ABOMINABLE»

EE. UU., China, 2019.

Directores: Jill Culton, Todd Wilderman. Animación.

97 minutos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

«Abominable»: Otro Yeti peludo para críos