Elcano y Magallanes, en las tripas del viaje más largo del mundo

Una exposición desnuda los retos de la primera circunnavegación


Sevilla / Colpisa

La cantidad de comida con la que partieron y la que iba quedando, las nóminas de los marineros, los documentos con los que el portugués Fernando de Magallanes se presenta ante la Corte de Valladolid para exponer su proyecto, las vivencias diarias de los navegantes. El Archivo de Indias de Sevilla acoge hasta febrero El viaje más largo, la primera vuelta al mundo, la muestra que exhibe de forma inédita los principales documentos originales que, durante siglos, han permitido el análisis y el estudio de la mayor epopeya marina jamás conocida: la primera vuelta al mundo que concluyó Juan Sebastián Elcano en 1522 a bordo de la nao Victoria y junto a otros 32 supervivientes de una fantástica travesía.

La muestra organizada por Acción Cultural Española y el Ministerio de Cultura fue inaugurada el pasado jueves por los reyes de España con el marchamo de ser el acto central del programa de conmemoraciones del 500.º aniversario del viaje. Los comisarios de la exposición, Antonio Fernández Torres, Guillermo Morán Dauchez y Braulio Vázquez Campos, explicaron que el objetivo es divulgar no solo uno de los mayores retos a los que se enfrentó la humanidad, sino «rendir homenaje a ese espíritu explorador del hombre y su actitud ante lo desconocido», justo en un año en el que, además, se conmemora el 50.º aniversario de la llegada a la Luna.

106 documentos originales

El mérito de la exhibición, que el año que viene viajará a San Sebastián, radica en haber agrupado 106 documentos originales, procedentes del Archivo de Indias y de instituciones como el Archivo Nacional Torre do Tombo de Lisboa, las bibliotecas nacionales francesa y española, el Museo de América, el Museo de Arte Oriental de Valladolid y la Real Academia de la Historia, entre otras, para que el visitante sea capaz de vivir el día a día de la travesía y sentirse un marinero más de los que se subieron a las cinco naves en las que partieron Elcano y Magallanes. Esos navegantes son quienes, a través de retazos de sus textos, descripciones y anotaciones, sirven de hilo conductor para el espectador en forma de cuaderno de bitácora.

La muestra, planteada como un gran mapa conceptual del mundo que el visitante recorre a vista de pájaro, se estructura en seis grandes ámbitos, basados en las diferentes fases de todo viaje descubridor: Sueño, Partida, Exploración, Destino, Regreso y Transformación, cada una de ellas introducidas por testimonios directos de los protagonistas. Entre los hitos destacan el Tratado de Tordesillas, las Capitulaciones de la Armada de la Especiería, la escultura de Carlos I, ediciones históricas de crónicas de Pigafetta, Albo, Mafra y Genovés o la talla original de la Virgen de la Victoria venerada por los expedicionarios en la partida y en su regreso y restaurada para la ocasión; la carta de Maximiliano Transilvano; el libro de las paces del Maluco o el testamento de Juan Sebastián Elcano.

«Se trata de una exposición para todos los públicos, que tiene una base científica e histórica y supone una extraordinaria oportunidad para ver toda la documentación sobre la primera vuelta al mundo, pero es también una oportunidad para acercarse a esta parte de nuestra historia», subrayó Fernández. Por eso, anotó, más allá de la parte científica, se ha dado un lugar destacado al factor emotiva o humano de la travesía mediante audiovisuales y una original escenografía, porque «ciertos aspectos como el sentimiento del miedo, la supervivencia o el adiós se mantienen a lo largo de la historia».

El Elcano vuelve a casa tras concluir su crucero número 91

xiana r. olivares

La Reina emérita acompañó a la dotación en el último tramo y desembarcó entre aplausos

«Papá, ¿ahí dentro va el Rey?», preguntaba un niño, a la vez que intentaba hacerse un hueco entre las familias que abarrotan el muelle de torpedos para recibir al Juan Sebastián Elcano en Marín. No andaba muy desencaminado, ya que a bordo del buque escuela viajaba la Reina Sofía, acompañando a la dotación en el tramo desde Sanxenxo a Marín. La silueta del Elcano atravesaba la ría bajo un cielo encapotado que amenazaba tormenta. Poco a poco se fueron aproximando los setenta guardamarinas (ocho de ellos, mujeres), saludando en fila en un diálogo de pasodobles con el Batallón de Alumnos, que permanecía en rigurosa formación junto con la banda de música.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Elcano y Magallanes, en las tripas del viaje más largo del mundo