De «Algo de mí» a «Mola mazo», el medio siglo de éxitos de Camilo Sesto

Pocos artistas han logrado firmar tantos rotundos éxitos en cinco décadas como el fallecido artista


Superestrella desde el inicio de los años 70, pocos artistas han logrado firmar rotundos éxitos en cinco décadas como el fallecido Camilo Sesto, primer español con un disco de platino y autor de decenas de números uno. Estos son algunos de los temas que recuerdan varias generaciones.

Su primer hit en solitario

Dos años después de participar en el popular concurso de Televisión Española Salto a la Fama y una breve carrera con el grupo Los Botines en los años sesenta, su carrera en solitario tiene su primer gran éxito en 1971 con su primer álbum, Algo de mí.

El festival de la OTI y su salto a Latinoamérica

En 1972 representa a España en el Festival Internacional de la OTI, con Algo más, de Juan Carlos Calderón, una canción superventas con la que logra dar el salto a toda Latinoamérica, donde a partir de entonces también se convertiría en un ídolo de masas.

El gran éxito internacional

La gran consolidación internacional le llega en 1974 con Ayúdame y Quieres ser mi amante, dos sencillos con los que consigue los primeros puestos tanto en las listas de España como de Latinoamérica.

«Jesucristo Superstar»

En 1975 se estrena en Madrid la versión española de la ópera rock Jesucristo Superstar, en la que Camilo Sesto da vida a Jesús. Este espectáculo, por el que todavía se le recuerda y que fue el primer gran musical representado en España, recibió grandes elogios por parte de la crítica.

«Vivir así es morir de amor»

En 1978 Camilo Sesto publica el disco Sentimientos, décimo y el más vendido de su discografía. La obra comenzaba con una de sus canciones más conocidas, Vivir sí es morir de amor, todo un hit intergeneracional.

Premio de la crítica en EE.UU.

En 1983 graba en Londres Amanecer, que le vale el reconocimiento del premio ACE de la Asociación de Críticos Hispanos de Nueva York.

«Mola mazo», la reconexión con los jóvenes

Tras un año de recuperación al ser sometido a un trasplante de hígado, en el 2002 saca el álbum Alma con el popular Mola mazo, tema con el que trató de reencontrarse con el público joven tras cuatro décadas de carrera.

Su legado sinfónico

En noviembre del 2018 se publicaba Camilo Sinfónico, un legado de toda su carrera grabado con la Orquesta de RTVE y colaboraciones de Marta Sánchez, Pastora Soler, Ruth Lorenzo y Mónica Naranjo. Precisamente el próximo 13 de septiembre estaba prevista la publicación de una edición en vinilo de este trabajo.

Queremos saber tu opinión. Vota por tu tema preferido de Camilo Sesto. Si no lo encuentras entre las opciones propuestas, déjanos un comentario:

Adiós a Camilo Sesto, la voz que nos hizo morir de amor

Sandra Faginas

El artista, que fue definido por algunos críticos como el Bowie español, se había convertido en las últimas décadas en el alma de la fiesta. Sus hits de los setenta ya son eternos

Camilo Sesto fue Dios, fue el primer artista español capaz de interpretar a Jesús en un musical cuando todavía, en el año 1975, los piquetes lo acorralaban a la entrada del teatro cada noche que iba a interpretar la ópera rock Jesucristo Superstar, junto a Ángela Carrasco y Teddy Bautista, el de la SGAE, que por cierto hacía de Judas. Camilo tenía ese cielo de las estrellas que brillan incluso cuando se vive en el infierno interior.

El artista de Alcoy, que falleció esta madrugada en el Hospital Universitario Quirónsalud Madrid a los 72 años, a causa de un fallo renal, no fue precisamente un niño bien. Era el menor de cuatro hermanos, su padre era electricista y desde su pueblo natal soñaba de niño con ser Joselito o jugar al fútbol. Claro que antes, y eso pocos lo saben, fue pintor. Y su natural inquietud por la estética lo dibujó muy pronto como un cantante peculiar, original y único, que llegó a cumplir los 70 años usando prácticamente la misma talla que de adolescente. Su personalidad andrógina y su aspecto delgadérrimo, su pelo largo, sus ojos azules y su piel de porcelana, lo modelaron ante la audiencia en un equilibrio de características masculinas y femeninas. Y esa excentricidad hizo que pronto se convirtiese en el David Bowie español. «Le ayudó, como a Miguel Bosé, el no tener vergüenza a la hora de ponerse la ropa que se ponía y de hacer las canciones que hacía», afirmó en una ocasión un guitarrista de su banda.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

De «Algo de mí» a «Mola mazo», el medio siglo de éxitos de Camilo Sesto