«Fast & Furious: Hobbes & Shaw»: Testosterona con chistes y palomitas

Los cuarenta minutos finales del filme lastran lo que habría sido un correcto clon de la saga cinematográfica


Sabes lo que entras a ver, en eso no engañan los señores de Universal y sus dos asociados. Desde que en el 2001 iniciaran esta fábrica de billetes digna de competir con la Reserva Federal, la franquicia Fast & Furious cuenta sus abonados en el mundo por millones que acuden a las salas como quien va a la romería anual del pueblo, que siempre da lo mismo, una misa con procesión, una paparota y una verbena, desde la Panorama para abajo. La ocurrencia de tirar de spin off ya tardaba. Dwayne Johnson está en esta allada desde el 2011 en la quinta entrega como el agente federal Hobbs, mientras Jason Statham se incorpora a la séptima vistiendo al mercenario Shaw. Encabezando el guion, Chris Morgan, vinculado al invento desde el 2006 y tiempo después como coproductor, faceta que repite en la novena entrega ahora en rodaje, de la que se ausentan los protagonistas a favor de Vin Diesel y Michelle Rodriguez. Redondea el guiso, la actual posproducción de la serie animada Fast & Furious, dando mayor protagonismo a los coches y a la velocidad.

Habrá observado, amigo lector, que nos hemos fumado la mitad de la crítica en la periferia de Fast & Furious: Hobbs & Shaw, porque a sus dos horas largas le sobra todo lo acontecido en la supuesta Samoa, aunque en realidad se haya rodado en Hawái, que está más cerca y es más barato aunque se hayan pulido 180 millones de euros. Pastizal que recuperarán con creces. O sea, que los cuarenta minutos finales, previsibles y mera coartada para lucir CGI y trabajo de especialistas, lastran lo que habría sido un correcto clon de la saga aunque más cargado de humor con la complicidad de Johnson y Statham, rayando por momentos en la crueldad en sus mutuas referencias al limitado atractivo de sus respectivos caretos y alguna cosilla más. Ah, y un robótico Idris Elba, un tipo que o cambia de agente o acabará más encasillado que Bale en el Madrid. Media docena de chistes hacen el resto y colorín colorado. Los exhibidores se habrán forrado con las palomitas, los chuches y los refrescos, pidiendo a las alturas una docena de estas al año que son un chollo.

«FAST & FURIOUS: HOBBES & SHAW»

EE.UU., 2019.

Director: David Leitch.

Intérpretes: Dwayne Johnson, Jason Statham, Idris Elba, Eiza González, Vanessa Kirby, Helen Mirren, Eddie Marsan.

Acción. 135 minutos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

«Fast & Furious: Hobbes & Shaw»: Testosterona con chistes y palomitas