Toni Morrison: «Creo en la conciencia moral, la resistencia y la rebelión»

Enrique Clemente Navarro
Enrique Clemente LA VOZ / MADRID

CULTURA

La escritora afroamericana, durante la entrevista con La Voz realizada en Madrid en mayo del 2004
La escritora afroamericana, durante la entrevista con La Voz realizada en Madrid en mayo del 2004 BENITO ORDÓÑEZ

Tras cinco años de silencio, la autora afroamericana volvió en el 2004 con su novela «Amor». Con ella visitó entonces España. Reproducimos la entrevista con la escritora que La Voz publicó el día 22 de mayo en su suplemento Culturas

06 ago 2019 . Actualizado a las 19:12 h.

Comprometida como siempre con los más débiles, enérgica, vital, de aspecto imponente con su melena gris rizada a lo afro, muy crítica con Bush, Toni Morrison ha viajado por primera vez a Madrid para presentar su octava novela, Amor, que ha publicado tras cinco años de silencio. «Creo en la conciencia moral, la resistencia y la rebelión», afirma combativa esta escritora y profesora de Humanidades en Princeton, que considera que «el mundo está a merced de la fuerza». A sus 73 años, la autora de La canción de Salomón, nacida en Lorain (en el profundo Ohio) en el seno de una familia humilde, asegura que nunca dejará de escribir y se muestra orgullosa de haber creado nuevos lectores que no existían antes. «Ahora hay mucha más gente que quiere leer literatura afroamericana», afirma la ganadora de los premios Pulitzer, por Beloved (1988), y Nobel de 1993, cuyo verdadero nombre es Chloe Anthony Wofford. Considerada por algunos la conciencia nacional de EE.UU., Harold Bloom la ha criticado como quintaesencia de lo políticamente correcto.

-Su novela se llama «Amor», pero trata del odio. ¿Por qué esa aparente contradicción?

-No es realmente una contradicción porque el amor y el odio están muy cerca el uno del otro. La relación de odio puro y sostenido es muy parecida a su contraria, la relación de amor. Aunque este es mucho más complicado, variado e interesante que el odio, que es una versión limitada del amor.

-¿El odio tiene algo de amor no correspondido?

-Tiene que ver con el deseo, con la pérdida de la capacidad de amar al otro. Sólo odiamos las cosas que podríamos amar, las cosas más cercanas a nosotros, las que más se nos parecen.

-El odio es el motor de la vida de las dos protagonistas de «Amor». ¿Qué pasa cuando el odio se convierte en lo más importante de la existencia?

-Que desperdicias tu vida, igual que lo hicieron ellas. Su enfado, su ira es realmente la ira de haber perdido el amor entre ellas. Piensan que se odian pero lo que realmente odian es el abandono de su amor original. En el fondo se aman tanto que están dispuestas a vivir juntas durante décadas aunque no se hablen.

-¿El odio se ha apoderado del mundo?

-El odio ahora está fabricado por los políticos o por personalidades religiosas. Con un propósito que tiene que ver con los recursos, la tierra, el poder y la codicia. El odio es fácil, no requiere mucho trabajo y parece natural, aunque no lo es. Es intelectualmente débil, pero requiere de una cierta ferocidad y emoción. Por eso es atractivo.

-Usted es una escritora lenta. Ha tardado al menos tres años en escribir sus novelas. ¿Puede describir cómo es su trabajo previo a la creación, cómo se documenta?

-Sí, la elaboración de una novela me lleva mucho tiempo. Primero me centro en una idea muy atractiva, vivo con ella durante un tiempo para ver si tiene la sufi ciente fuerza para plantear las preguntas que quiero hacer. Tengo que examinar si puede funcionar la situación, la ubicación, si los personajes pueden dar vida a ciertos aspectos que quiero tratar. Tengo que hacerlo antes de empezar a escribir.