«Spider-Man: lejos de casa»: El hombre araña y las hormonas

El tono del filme mejora entregas anteriores, aunque sigue siendo un producto de entretenimiento puro


Otra de superhéroes comienza a resultar fatigoso. Brotan como setas en otoño con el apabullante dominio de Marvel y uno se acerca cada vez más temeroso a las salas con la única esperanza de que al menos propongan una pizca de novedad. Spider-Man: lejos de casa se ciñe a lo esperado de un mainstream palomitero, en el que se han pulido 160 millones y va camino de hacer una suculenta caja global como (casi) todo lo que toca esa factoría y sus asociados. En el 2017 incorporaron a Tom Holland al plantel con Spider Man: Homecoming, siguiendo la estela de Tobey Maguire y Andrew Garfield en lo que va del XXI, aunque estos con desigual resultado. Los 23 años de Holland se rebajan lo justo por necesidades del guion y punto pelota, que a fin de cuentas es lo de menos. Se trata de insistir en el personaje creado por Steve Ditko y Stan Lee, mirando por el rabillo del ojo hacia los nuevos espectadores, e intentar fidelizarlos para lo que venga, que será mucho.

El resultado mejora a la anterior, en parte porque allí eran ocho guionistas y aquí dos, un detalle muy a considerar. El tono también mejora, pese a mantener el sello teen aunque aquí resuelto con mayor agilidad y un permanente recurso al «padre», que no es otro que Iron Man-Tony Stark, ya «desaparecido» como recordarán quienes haya visto la reciente Vengadores: Endgame, de la que esta equivaldría a una secuela natural. Esta vez el villano es Mysterio, y el personaje se pasea con sus colegas de vacaciones por varios países europeos -incluidas las ruinas zaragozanas de Belchite- con la intención de desconectar totalmente del traje y sus superpoderes, algo que, como es previsible, no podrá suceder. Añadamos el factor hormonal y, de la misma manera que ocurría a Woody en Toy Story 4, se introduce el despertar del amor, esa chica que te gusta y a la que no te atreves a decirle que la quieres cuando todos los sabemos e intuimos que ella también. En resumen, no es oferta para alguien zurrado en el género pero lo es para una tarde de verano, aire acondicionado y dejar los problemas en el colgador. Sin más.

 

«SPIDER-MAN: LEJOS DE CASA»

[«SPIDER-MAN: FAR FROM HOME»]

EE. UU. 2019. Director: Jon Watts. Intérpretes: Tom Holland, Jake Gyllenhaal, Zendaya, Marisa Tomei, Jon Favreau, Samuel L. Jackson, Jacob Vatalon.

Ciencia ficción.

129 minutos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

«Spider-Man: lejos de casa»: El hombre araña y las hormonas