Los bretones Gwendal abren el Festival de Ortigueira, territorio «folkie»

Hosteleros y campistas se preparan para la apertura de una de las grandes citas musicales del verano gallego


ortigueira / la voz

Elisa, madrileña, debutó en el 2018 en el Festival Internacional do Mundo Celta y este año repite, con Carmen y otros compañeros del grado de Ingeniería en Tecnologías Ambientales de la Politécnica. «Me fui encantada y llevo todo el año hablando del Festival de Ortigueira». Ayer caminaba por el empedrado que da acceso a la acampada del pinar de Morouzos ayudada de una muleta, por una caída de esta misma semana: «Ni así me lo pierdo». Ortigueira es ya territorio folkie. Los festivaleros llenan calles, tiendas y terrazas, y marchan despacio bajo la canícula rumbo «al paraíso», el entorno del arenal de Morouzos.

 «Esto es el aperitivo», comentaba ayer un hostelero, tomando aliento para cuatro días de abarrote y música. Esta noche (22.00 horas) arranca todo, con la final del certamen Runas, por el que han pasado 120 bandas noveles desde el 2000. Túa (Murcia), Dequenvessendo (Galicia) y Yuki Kojima Banda (Japón) aspiran al premio: 3.000 euros y el pase directo al festival del 2020.

La veterana banda bretona Gwendal abrirá ese viernes el Mundo Celta 2019 (1.00). Estos pioneros en la fusión de la música tradicional y el rock regresan a Ortigueira, donde se estrenaron en el 2006. La velada inaugural la cerrarán los andaluces Stolen Notes, un grupo que surgió en Sevilla en el 2006 y ganadores del concurso Runas en el 2011, dentro de las jam sessions de música irlandesa.

 En la Alameda y los jardines del Malecón se respira mundo celta desde hace varios días. Hay bullicio de gente y de mercancías para abastecer los locales. Mañana sonarán las primeras gaitas, con los pasacalles de las bandas de las naciones celtas durante todo el día. Y arrancará el Espazo Paralaia, una propuesta del pub fundado hace tres años por los hermanos María y Javier Quintiana, con apoyo de su madre, Loli Pérez, artífice del renacer del festival, en 1995. Tocará la banda Andoa (19.30). El sábado se colarán los vigueses Caldo (17.00) y Brúa e amigos (18.30); y el domingo, Holiday Club (19.30), con doble sello, irlandés y escocés, y origen en Edimburgo.

La música es el motor que impulsa Ortigueira durante estos cuatro días. Para Marta, tatuadora de Fisterra, y sus amigas Fátima, Aida, Zuri y Lucía, de Betanzos y Abegondo, estudiantes universitarias y de ciclos formativos, «aquí empieza el verano». «Es lo mejor de las vacaciones y de nuestra vida», sentencian, doblegadas por las mochilas y las neveras al pie del pinar de Morouzos. Son reincidentes: «Todo el mundo es solidario y comparte, no hay peleas ni casi robos... Solo un año nos llevaron una parrilla [risas]. Si quieres, se liga, y mucho, la gente es muy abierta y está muy receptiva, es un campo de experimentación». ¿Alguna queja? «Tener que ir al pueblo cuando te quedas sin agua, si pusieran aquí un súper...». Por pedir.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Los bretones Gwendal abren el Festival de Ortigueira, territorio «folkie»