Arturo Fernández, el galán de toda la vida del cine español

CULTURA

Europa Press - Europa Press

El actor compaginó su larga trayectoria en las salas de cine con sus actuaciones en las tablas españolas

04 jul 2019 . Actualizado a las 17:42 h.

Tenía 90 años, pero nunca dejará de ser el eterno galán del cine español. No le importaba la edad, las arrugas o las canas. Siempre enfundado en sus trajes, Arturo Fernández, bromeaba con que había estado con más mujeres que su amplia colección de esa prenda de ropa. Su inconfundible fragancia, Varón Dandy, alertaba de que estábamos ante un clásico de los escenarios españoles. Toca decirle adiós, no sin pena, ya que deja un legado cinematográfico de más de 100 películas en las que demuestra su faceta más canalla y guasona.

Nacido el 21 de febrero de 1929 en la Puerta de la Villa, donde el centro de la ciudad se abría a los barrios obreros del extrarradio y la zona rural gijonesa, Arturo Fernández era hijo de un anarquista que tuvo que huir de España al final de la Guerra Civil. Para poder sacarse algún dinero, se trasladó a la capital, donde comenzó a trabajar como figurante en películas en los primeros años de la década de los 50. Su gran debut fue con pequeño papel en la cinta de Rafael Gil La señora de Fátima.

Su apostura física le permitió convertirse en uno de los galanes por antonomasia del celuloide y de las tablas españolas, pero además consiguió imprimirle su sello envolviendo su buena planta, que destacaba por su intemporal elegancia al gusto burgués y la socarronería típicamente gijonesa, que el actor consiguió darle una vuelta en Madrid.