Los otros Starbucks: grandes gazapos del cine y la televisión

CULTURA

Relojes de pulsera en películas de romanos, aviones surcando el cielo mucho antes de que cualquier máquina «aprendiese» a volar o furgonetas en plena revuelta escocesa

12 may 2019 . Actualizado a las 09:07 h.

2.300 millones de dólares. Es la cifra aproximada que, según estimaciones de expertos en márketing, se ha ahorrado en publicidad Starbucks gracias al despiste que el pasado lunes convirtió uno de sus cafés en tema de conversación capital tras la emisión del último capítulo de Juego de Tronos. No contaba con tal altavoz la cadena cafetera internacional, pero le ha venido de perlas: el vaso de capuchino que se coló por error sobre una de las mesas de Invernalia, exactamente en el cubierto de Daenerys -como si a la madre de dragones, desacostumbrada a las desapacibles temperaturas del norte, se le hubiese antojado un café latte ardiendo para templar cuerpo y ánimo-, equivaldría a una campaña millonaria que para nada se había planeado. El gazapo, que HBO se apresuró a eliminar digitalmente, tuvo un tremenda repercusión que puso a Starbucks en boca de medio mundo: menciones en redes sociales, alusiones en los medios,memes, conversaciones entre amigos. 

Resulta que el tanque de expresso, olvidado por el equipo de producción de Juego de Tronos, ni siquiera pertenecía a la emblemática cafetería -no tenía marca concreta, pero recordaba a sus característicos recipientes de cartón-. Y resulta, además, que ni mucho menos es el único anacronismo que incomprensiblemente ha conseguido superar los filtros de calidad del sector audiovisual. La lista de escandalosos deslices en la memoria histórica del cine, y también en la más reciente de la televisión, es larga: desde un imposible eco en pleno Atlántico cuando uno de los botes salvavidas de Titanic se acerca al lugar del naufragio (nada hay alrededor que pueda crear esa reverberación) hasta los relojes en las muñecas de los soldados romanos de Espartaco, pasando por el ombligo de Adán en La Biblia o las marcas de ruedas de coche en la arena de Ben Hur.

La botellla de agua

«Downton Abbey». A finales del 2014, una botella de agua de plástico se coló, como parte del mobiliario, en lal imágenes promocionales de la quinta temporada de la serie de época británica Downton Abbey, ambientada a principios del siglo XX -más concretamente en los años veinte-. Curiosamente, este tipo de recipientes no se distribuyeron al público en Inglaterra hasta 1960.