Pedro Almodóvar confiesa que intentaron abusar sexualmente de él

El director relata en una revista italiana cómo fue su infancia en el colegio de curas en el que estudió


«Fue una experiencia terrible». Así, sin atisbo alguno de nostalgia, describe Pedro Almodóvar en la edición italiana de Vanity Fair su paso por el colegio de curas en el que estudió cuando era niño. Esa educación, relata, le convirtió en «un niño ignorante que se pasaba el tiempo cantando, con maestros completamente inadecuados para la tarea e inquietantes en otros aspectos». «Recuerdo al menos 20 niños que vivían en el colegio y fueron acosados. También lo intentaron conmigo, pero siempre logré escapar. Había un sacerdote que siempre me daba la mano en el patio para besarla, pero nunca lo hacía, siempre huía y cuando estaba solo, no caminaba sino que corría», añade en las páginas de la revista.

«Tenía diez años y con mis compañeros pasaba las 24 horas del día. En el dormitorio, por la noche, nos contábamos nuestras experiencias. Teníamos miedo», continúa, recordando la «frustración» de ver escapar a los culpables. «Los rumores de los abusos habían llegado más allá de los muros del colegio y los casos eran tan concretos y tan numerosos que el liderazgo salesiano no podía hacer nada más que intervenir. ¿Y cómo intervinieron? Enviaron a los sacerdotes a un internado para adolescentes y no hubo ningún castigo», señala.

También apunta el director manchego hacia el Vaticano. «No sé si el papa está llevando a cabo una revolución o si no está haciendo nada. Lo que sé es que no está haciendo lo suficiente. No solo contra el abuso, sino también con todo lo que tiene que ver con la sexualidad de los sacerdotes», critica. Para Almodóvar, al sumo pontífice «nunca se le ocurrió pensar que los hombres y las mujeres son seres humanos y tienen deseos que no se pueden cortar como se hace con una rama de árbol».

«Estoy seguro de que si se dijera adiós al celibato, desaparecería el 90 % de los abusos -defiende-. Y lo mismo ocurre con el papel de las mujeres que no pueden decir misa ni dar comunión. En un momento histórico en el que el feminismo asoma la cabeza, la Iglesia continúa considerando a la mujer como un ser inferior sin ningún derecho».

«Dolor y gloria»: Un Almodóvar depurado y total

Miguel Anxo Fernández

Con esta película se congraciará con la cinefilia exigente, esa a la que nos horrorizó «Los amantes pasajeros» o nos supo a poco buena parte de su cine reciente

Desde Volver (2006) tenía a Almodóvar como un creador encerrado en su burbuja, quizá obligado por la popularidad, hasta perder el control de la realidad, el contacto con la gente y la vida cotidiana. Ignoro si es así, pero seguro que ya le compran la leche en el súper y no se toma una cerveza en una tasca o simplemente dejó de pasearse por el Retiro. O quizá haga todo lo contrario, pero en su cine no se notaba. Con Dolor y gloria sentimos que habla de sí mismo, ese Salvador Mallo, director de cine ya en la madurez, con achaques y desgastes, que regresa a su niñez, a su madre -soberbio su diálogo con Julieta Serrano- y a los primeros amores, mientras reflexiona sobre su obra y su lugar en el mundo. Sientes que el manchego habla de lo que sabe y lo hace además con una depuración de estilo privilegio de los grandes. Su universo plástico reluce en el trabajo de arte y la fotografía de Alcaine, como en las notas de Alberto Iglesias.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Pedro Almodóvar confiesa que intentaron abusar sexualmente de él