«Juego de Tronos»: el lunes, se acerca el invierno

A las 3.00 de la madrugada del lunes 14 al domingo 15 se emite el primer capítulo de la última temporada de la serie en HBO y Movistar+

«Juego de Tronos»
«Juego de Tronos»

EFE / MADRID

La batalla final por el Trono de Hierro comenzará a jugarse esta madrugada en la pequeña pantalla con la emisión del primer capítulo de la última temporada de Juego de Tronos, un momento que los seguidores de la serie viven con tanta desazón como expectación.

La cita es a las 3.00 de la madrugada en HBO y Movistar+, de manera simultánea a su emisión en Estados Unidos. Cada semana, habrá una nueva entrega de su octava y última temporada, hasta completar seis capítulos, que durarán entre 60 y 80 minutos.

«Es muy duro, es triste pero emocionante vernos a todos unidos por ultima vez», confesó la actriz Sophie Turner en una entrevista con HBO la semana pasada durante un evento en el legendario Radio Music Hall, en el que la plataforma reunió a todo el elenco de la serie como cierre a casi una década de producción.

En el último episodio de la temporada anterior, los seguidores de Juego de Tronos dejaron a tres de los hermanos Stark reunidos en Invernalia (Arya, Bran y Sansa), a Cersei Lannister como Reina en el Desembarco del Rey, a Daenerys Targaryen y Jon Nieve como aliados y al Rey de la Noche derribando el muro a lomos de un dragón zombi.

El final ha generado numerosas especulaciones, desde si finalmente la lucha final por el trono de Poniente será entre mujeres, o si la trama de la ficción creada por George R.R. Martin, obviará -otra vez- los anhelos de sus entusiastas y morirá todo el elenco.

Juego de Tronos es la serie más premiada de la historia de la televisión -47 Emmy- y se ha ganado desde su estreno en 2011 toda una legión de seguidores que esperan con verdadera ansia su desenlace final.

Los fans de la serie han sufrido y disfrutado durante siete temporadas con los inesperados giros de su trama, que los creadores han aliñado con altas dosis de sangre y lujuria, y que han acaparado la atención de millones de personas. Solo en Estados Unidos, la primera temporada fue vista por 9,3 millones de espectadores, mientras que la séptima se multiplicó hasta los 32,8 millones.

Este éxito ha incorporado a la cultura popular expresiones como «¡Dracarys!» (palabra utilizada por Daenerys para ordenar a sus dragones el ataque con fuego) o «Se acerca el invierno» (el lema de los Stark desde el primer episodio), y ha grabado en la retina de sus seguidores numerosas escenas.

El asesinato de Ned Stark, el principal protagonista, en los albores de la serie; la boda roja, la muerte y posterior resurrección de Jon Nieve, la Batalla de los Bastardos, o el paseo de la vergüenza de Cersei son algunas de las escenas más impactantes de la producción.

La serie ha mantenido también una estrecha relación con España, donde su elenco ha recalado en busca de escenarios, que ahora se han convertido en parajes de peregrinación de sus seguidores.

El rodaje ha dado a conocer al resto del mundo lugares como el de San Juan de Gaztelugatxe, ahora conocido en el mundo entero como Rocadragón, o escenarios de Osuna (Sevilla), Córdoba, Sevilla, Almería, Peñíscola (Castellón) o las Bárdenas Reales (Navarra).

«Conozco la muerte, tiene muchas caras, y estoy impaciente por ver ésta», dice Arya en el tráiler de la nueva temporada que se estrena hoy. Muchos ojos estarán esta noche impacientes por verla también. 

«Juego de tronos», al fin

La última temporada de la serie se situará de nuevo a la altura de sus grandes cifras de audiencia

Cuando el Rey de la Noche hizo caer el muro y los Caminantes Blancos comenzaron a desparramarse por los reinos de Poniente, el horizonte del 2019 para dar continuidad a la historia parecía un objetivo muy lejano. Era el verano del 2017 y el último episodio de la séptima temporada de Juego de tronos llevaba a la serie a su récord absoluto como los minutos más vistos de las emisiones premium. También en las ilegales volvió a hacer honor a su condición de ficción televisiva más pirateada.

Ahora la larga travesía a lo largo de un año en blanco está a punto de concluir y Juego de tronos se situará de nuevo, en su despedida, a la altura de sus grandes cifras. Volverá a convertirse, ya por última vez, en uno de los vestigios de un mundo que apenas existe: aquel en el que casi todo el mundo veía lo mismo en la vieja televisión y comentaba las mismas cosas al día siguiente. Ahora que el consumo de programas y series se dispersa día a día, el público volverá a formar una enorme fila india para vivir una inmersión global y compartida en el reino de Poniente. 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Juego de Tronos»: el lunes, se acerca el invierno