«Yo, Abelenda», la última ilusión del artista total se expone en A Coruña

Afundación acoge una muestra de 117 obras del pintor, recientemente fallecido

La exposición plantea un montaje barroco en algunos casos, diverso, rítmico y atractivo
La exposición plantea un montaje barroco en algunos casos, diverso, rítmico y atractivo

a coruña / la voz

Alfonso Abelenda falleció preparando con la ilusión de un niño la exposición que desde ayer se puede visitar en la sede de Afundación, en A Coruña. Llevaba meses trabajando en una muestra que recoge sus grandes cuadros. Elegirlos ha sido «muy complicado» debido a su extensa obra, según la comisaria, Valle García.

Abelenda no pudo ver Yo, Abelenda, pero lo que dejó sirve ahora de homenaje a la vida y obra del pintor coruñés a través de un recorrido por más de 70 años de trayectoria del artista, en una antología de 117 obras de diversas colecciones.

El hijo del pintor, también Alfonso Abelenda; la comisaria de la exposición, Valle García, y la coordinadora adjunta del Área de Cultura de Afundación, Paloma Vela, presentaron la muestra, que se podrá visitar hasta el próximo 8 de junio. «Es un proyecto interesante, se ha reflejado bien en toda la exposición esa ilusión que tenía él», dijo Abelenda hijo, un entusiasmo que refrendó la comisaria de la muestra porque después de «20 años de la exposición en el Kiosco Alfonso necesitaba hacer este tipo de exposición».

Valle García ha recordado que cuando les encargaron este trabajo «era el momento, porque él tenía toda la ilusión puesta en esta exposición». El título Yo, Abelenda condensa la idea que tenía el artista de no titular la muestra «y así fue»: «El propio título tiene su toque de humor», explicó la comisaria. De hecho, la primera obra que se puede ver en Afundación es un autorretrato que pintó cuando tenía 15 años. 

De la Ilustración al retrato

Las más de cien obras que se pueden contemplar en Yo, Abelenda se estructuran en nueve secciones, que son la Ilustración y humor, El Prado, Retrato, Bodegón, El taller, La creación, Eros, Tauromaquia y Paisaje.

El objetivo es llegar a entender las posiciones estéticas y éticas de un hombre que vivió por y para el arte a través de los diferentes géneros y movimientos plásticos que fue incorporando a su trayectoria durante más de siete décadas.

Según explicaron, tras la etapa en la que se dedicó a dibujar viñetas, con su participación en diversas revistas, «se divorció de la ilustración y se casó con la pintura»; después, «avanzó como le pareció», tenía una «obsesión con las perspectivas, le apasionaba un día el cubismo y otro jugaba con las arquitecturas, que cambiaba como le gustaba», contó Valle García.

Su pincelada, expresionista de color intenso como pocas en Galicia, refleja lo poliédrico de su personalidad a través de su obra, de la que se ha hecho para esta exposición una «espléndida selección aunque difícil, muy extensa e interesante», con un diseño de montaje barroco en algunos casos, muy diverso, rítmico y atractivo, como su personalidad, ha detallado Paloma Vela.

Pero la muerte del artista, ha continuado, golpeó duramente la organización de este trabajo, que no obstante se ha desarrollado con emoción e ilusión, y convirtió «instantáneamente esta exposición en un homenaje a su obra y a su persona».

Las 117 obras que componen Yo, Abelenda proceden de numerosas colecciones, entre ellas las de la Xunta, Diputación y Ayuntamiento.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

«Yo, Abelenda», la última ilusión del artista total se expone en A Coruña