«Los Soprano» y «El ala oeste de la Casa Blanca» hicieron historia hace 20 años

Las series de David Chase y Aaron Sorkin abrieron en 1999 una nueva era de las series


redacción / la voz

Los últimos Emmy del siglo XX acogieron el enfrentamiento de dos ficciones que hicieron historia en la ficción televisiva: El ala oeste de la Casa Blanca y Los Soprano. El idealismo político contra el hampa. El presidente Josiah Bartlet, interpretado por Martin Sheen, se midió en el apartado de mejor actor con el jefe de la mafia Tony Soprano, al que daba vida James Gandolfini. Hace veinte años que se estrenaron, en 1999, dos series que marcaron un antes y un después y en las que muchos sitúan el origen de la llamada «edad de oro de las series».

En aquellos Emmy del año 2000, El ala oeste de la Casa Blanca se llevó un mayor número de galardones, entre ellos el de mejor serie dramática, pero el mejor actor fue Gandolfini por su retrato de un mafioso poliédrico que ha sobrevivido en el tiempo como un referente.

Para Jorge Carrión, autor de Teleshakespeare y crítico de The New York Times, ambas series son «extraordinarias». «Aunque estéticamente puedan haber envejecido, sus guiones resisten con muchísima fuerza. Una se pudo ver en la televisión pública y la otra, en un canal de pago, de modo que simbolizaron la transformación de las series en todos los niveles. A la vez nacía el fenómeno de Gran Hermano. La mutación televisiva iba a ser muy radical», explica.

Aunque hoy se habla de series como Borgen, House of Cards e incluso de Juego de tronos como referentes de tramas sobre el ejercicio del poder, El ala oeste, de Aaron Sorkin, pasa por ser el drama político más influyente de la televisión. «En el oscuro mundo post 11-S, Sorkin y su equipo defendieron una visión humanista de la política que se agradece. De algún modo en la apuesta de la serie está el triunfo de Obama», afirma Carrión. 

Para Carlos Ares, presidente de la Academia Galega do Audiovisual, El ala oeste de la Casa Blanca es su serie preferida de todos los tiempos. «Foi a mellor serie que se fixo nunca sobre política, porque Sorkin é moi grande. Os personaxes son xente boa, intelixente, brillante... É curioso, porque coincide coa administración Bush en Estados Unidos, que foi unha administración caótica e conservadora. Estes personaxes, en cambio, eran moi progresistas -explica-. Os asesores eran xudeus e incluso entendían a causa palestina».

«A diferencia de Os Soprano e HBO, que era unha cadea por cable, El ala oeste emitíase nunha televisión xeneralista, a NBC, e a serie seguiu funcionando varias temporadas a pesar da marcha do showrunner Sorkins», valora Carlos Ares.

Los Soprano, de David Chase, fue, en su opinión, «outra grandísima serie» que brindó episodios inolvidables. «É unha marabilla, porque o protagonista, Tony Soprano, é, ao mesmo tempo, o xefe dunha familia mafiosa de Nova Jersey e un pai de familia, pero sofre ataques de pánico e cóntalle os seus asuntos máis íntimos ao psiquiatra -recuerda-. A serie comeza marabillosamente cando el vai a casa e pasa pola ponte onde mataron a Santino, Sonny Corleone, en El padrino».

Para Jorge Carrión, lo que convirtió a Tony Soprano en un icono televisivo fue «su fragilidad». «Es un sociópata, una persona muy peligrosa, pero al mismo tiempo es un ser frágil. Para la eficacia de esa construcción del personaje, obviamente, fue clave que en el capítulo piloto ya vaya al psicólogo», reflexiona.

Uno de los aspectos de esta serie de HBO que, a pesar del tiempo transcurrido, todavía sigue generando debate fue su sorprendente final, que no convenció a todos sus seguidores por igual. «Lo que menos importa de las series son sus finales. Pero ese, en particular, consiguió su objetivo: lo demuestra el hecho de que lo recordemos y discutamos todavía hoy», afirma Carrión.

Las huellas de los personajes

Para el autor de Teleshakespeare, los trazos que han dejado los personajes de ambas producciones pueden rastrearse todavía hoy en las series actuales. «Tony Soprano engendró a una prole de protagonistas con un poderoso lado oscuro: Dexter, House, Don Draper, Walter White, Vic Mackey, Ragnar... Pero tras El ala oeste, aunque tiene en Borgen una muy digna heredera, solamente hemos asistido a series que ven la política como algo terrible: House of Cards, The Good Wife, etcétera».

La película de «Los Soprano»

Veinte años después de su primera emisión, Los Soprano prepara su salto a la pantalla grande como una precuela que recuperará la figura de su personaje principal. La película estará protagonizada por Michael Gandolfini, hijo del fallecido James Gandolfini, que encarnará a Tony Soprano en sus años jóvenes, mucho antes de que llegara a convertirse en el jefe de la mafia de Nueva Jersey. Titulada The Many Saints of Newark, contará una historia que transcurre en los años 60 durante las protestas raciales ocurridas en la ciudad de Newark. Con guion escrito por David Chase y Lawrence Konner y dirección de Alan Taylor, abordará las tensiones existentes entre las comunidades afro-estadounidense e ítalo-estadounidense, que en el ámbito del crimen organizado se harán más profundas.

Los productores anuncian que varios personajes de la serie original aparecerán en la película, de la cual no se conocen de momento muchos más detalles.

En el reparto también estarán Alessandro Nivola, Vera Farmiga, Jon Bernthal, Billy Magnussen, Corey Stoll y Ray Liotta, quien encarnó a Henry Hill en Uno de los nuestros a las órdenes de Martin Scorsese.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Los Soprano» y «El ala oeste de la Casa Blanca» hicieron historia hace 20 años