La Domus, nuestra ópera de Sydney


A Coruña por fin lo ha conseguido. Después de numerosas ocasiones perdidas (Nouvel y el Palexco, Zaha Hadid y la Casa de la Historia), ya puede decir que tiene un Pritzker en su geografía urbana. La Domus (ya no podemos llamarla Casa del Hombre, es políticamente incorrecto y atenta contra 'el lenguaje inclusivo, la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer'...) es un hito maravilloso en medio del desorden de la fachada marítima. A pesar de sus problemas de mantenimiento y de que su contenido -una propuesta museística de vanguardia en su día- no se haya renovado. Encajonada entre la vieja cantera y los edificios del barrio de Monte Alto, es nuestra ópera de Sydney, con su plinto de granito y su vela única de pizarra hinchada frente a la bahía.

Por si alguna antigua autoridad local tiene la tentación de sacar pecho, ahí están también las farolas rojas, el obelisco Millenium, el centro de ocio y el tranvía (guardado en sus cocheras), como recuerdo de que no todo fue tan afortunado como la asociación entre un japonés y un gallego, el pontevedrés César Portela.

Isozaki es un heterodoxo. Ha transitado desde el brutalismo japonés de finales de los 60 al deconstructivismo de los primeros 80 y, después, a un cierto organicismo que le lleva a compartir proyectos con artistas pop como Anish Kapoor. Personalmente prefiero a Tadao Ando, pero Arata siempre será nuestro Pritzker.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La Domus, nuestra ópera de Sydney