El misterio de «Lela» se va a la tumba

La batalla judicial por la autoría de la canción se ha archivado tras la muerte del último autor que se atribuyó haber puesto música a los famosos versos de Castelao

Dulce Pontes es una de las artistas que ha interpretado «Lela»
Dulce Pontes es una de las artistas que ha interpretado «Lela»

santiago / la voz

¿Quién puso música a los que quizás son los versos más famosos de Castelao? Esos que escribió para una mujer de nombre Lela en el primer acto de su obra de teatro Os vellos non deben namorarse. ¿Quién es por tanto el autor de la canción que sublimaron la voz de Dulce Pontes y la gaita de Carlos Núñez y que después hizo viral la viguesa Eva Carreras al interpretarla en la edición del 2006 de Operación Triunfo? Dos maestros gallegos se atribuyeron ese mérito: Rosendo Mato Hermida (Vilalba, 1914) y José Miguel Santiago Sánchez (Vilagarcía, 1937). El primero falleció en 1994 y el segundo dejó este mundo el pasado día 9 sin que se hubiese resuelto la cuestión. Al fallecer, la batalla judicial que se estaba librando en los juzgados por la paternidad del tema ha sido archivada y el misterio de Lela se ha ido a la tumba. Quizás, para siempre.

Castelao escribió Os vellos non deben namorarse en su exilio neoyorquino para intentar matar la morriña que le invadía. La obra se estrenó en 1941 en Buenos Aires y no fue hasta 1961 que pudo traerse a Galicia. Fue un 25 de julio en la plaza de A Quintana cuando por vez primera resonaron en Compostela las desgarradas palabras que el viejo Saturio, enloquecido de amor, cantaba a la joven Lela junto a su coro de boticarios. Le decía: «Están as nubes chorando/por un amor que morreu/están as rúas molladas/de tanto como choveu./Lela, Lela,/Leliña por quen eu morro/quero mirarme nas meniñas dos teus ollos./Non me deixes/e ten compaixón de min./Sen ti non podo,/sen ti non podo vivir./Dáme alento cas túas palabras,/dáme celme do teu corazón,/dáme lume cas túas miradas,/dáme vida co teu doce amor./Lela, Lela,/Leliña por quen eu morro/quero mirarme nas meniñas dos teus ollos./Non me deixes/e ten compaixón de min./Sen ti non podo,/sen ti non podo vivir».

El maestro Mato registró las notas para aquel primer estreno gallego de la obra. En la documentación que obraba en poder del Juzgado de Instrucción número 1 de Santiago figura ese trámite ante la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) y otro con fecha de 1977 en el Registro General de la Propiedad Intelectual. Sin embargo, cuando en el 2006 Eva Carreras logró remontar su mala marcha en Operación Triunfo cantando Lela, el otro maestro en discordia llamó al programa y dijo: «Eva, es para darte ánimos y que trabajes, haz caso de las indicaciones que te hace el jurado. Soy Miguel de Santiago, el compositor de la canción Lela. Ánimo».

En «Luar»

Aquellas frases revolvieron el ánimo de la hija de Rosendo Mato, María Dolores, y la gota que colmó el vaso fue cuando el 12 de enero del 2007 el programa Luar de la TVG presentaba como primicia haber contactado con el autor de la canción, Miguel de Santiago, que se ratificó en directo como compositor del tema. Los herederos del maestro Mato pidieron una rectificación a la televisión gallega, a la que el ente público accedió de inmediato, pero también llevaron al caso ante los tribunales. La jueza instructora, Ana López-Suevos, optó por archivar el asunto con la anuencia de la Fiscalía, pero la sección compostelana de la Audiencia Provincial de A Coruña le obligó a dar marcha atrás a una decisión que tachó de «precipitada» por no haber investigado los hechos y determinado quién era el legítimo compositor de tan hermosa canción.

Dos años habían pasado desde entonces y el caso seguía instruyéndose cuando a Miguel de Santiago le sobrevino la muerte a los 82 años de edad. Su marcha ha extinguido cualquier responsabilidad penal en la que hubiera podido incurrir al declararse autor de la música de Lela. Pero más allá de la cuestión legal, el archivo de la demanda privará a Galicia de saber a ciencia cierta a quién debe corresponder el honor de haber sabido acompañar con música unos versos tan hermosos como los que escribió Castelao para advertir a los viejos de los peligros de caer enamorados de jovencitas como Lela.

Batalla judicial por la «Lela» de Castelao

xurxo melchor
LELAH

La Audiencia de Santiago obliga a reabrir la investigación sobre quién es el autor de la música que adaptó los famosos versos incluidos en «Os vellos non deben namorarse»

Lela es nombre de mujer. Concretamente, de la joven por la que perdió la cabeza el boticario Saturio de la obra de teatro Os vellos non deben namorarse escrita por Castelao. En la página 6 de esa pieza concebida durante su exilio argentino y estrenada por primera vez en Galicia el 25 de julio de 1961 en la plaza de A Quintana de Santiago, el maduro enamoradizo canta a coro con sus compinches una canción que se convirtió en hit en la voz de Dulce Pontes y la gaita de Carlos Núñez. La letra dice: «Están as nubes chorando/por un amor que morreu/están as rúas molladas/de tanto como choveu./Lela, Lela,/Leliña por quen eu morro/quero mirarme nas meniñas dos teus ollos./Non me deixes/e ten compasión de min./Sen ti non podo,/sen ti non podo vivir./Dáme alento cas túas palabras,/dáme celme do teu corazón,/dáme lume cas túas miradas,/dáme vida co teu doce amor./Lela, Lela,/Leliña por quen eu morro/quero mirarme nas meniñas dos teus ollos./Non me deixes/e ten compasión de min./Sen ti non podo,/sen ti non podo vivir».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El misterio de «Lela» se va a la tumba