La obra de Carmen Díez Martín será custodiada por la SGAE

La familia de la compositora coruñesa cedió 50 partituras, en cuyos títulos se apela varias veces a la ciudad


Redacción / la voz

Los estudiosos que deseen conocer las partituras originales de Carmen Díez Martín (A Coruña, 1912- Madrid, 2015) podrán hacerlo a partir de ahora en el Centro de Documentación y Archivo de la SGAE (CEDOA). Los hijos de la pianista y compositora gallega han cedido ese material a la institución con el fin de que lo conserve y lo ponga a disposición del público que esté interesado en él.

Entre ese legado se encuentran varias referencias coruñesas. Por ejemplo, los pasodobles Jardines coruñeses, Alegría coruñesa, Viva La Coruña y Brisas coruñesas. También se recoge una marcha titulada Linares Rivas, como el político y dramaturgo coruñés. Entre las partituras copiadas por ella aparece la balada Negra sombra, con texto de Rosalía de Castro y música de Juan Montes.

Por último, se incluye parte de la obra que escribió en Monforte de Lemos entre 1925 y 1928 y que entremezclan tangos, jotas y muñeiras. En ese legado se ha descubierto un número de zarzuela. Pertenece a Honor por amor, con letra de Germán C. Crespo e instrumentada por A. de la Cruz.

«Al fallecer mi madre vimos que tenía algunas partituras de cuando era joven», explica Enrique Fernández Diez, su hijo. Él y su hermana Lourdes hablaron con Ana Guijarro, Catedrática de piano del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid que había sido alumna de Carmen Díez. Querían que ella las valorase. «Nos dijo que era un material valioso y que lo podíamos ceder a la SGAE para su conservación», señala.

El pasado martes tuvo lugar la entrega de los documentos en un acto en el que se homenajeó a Carmen Díaz. Celebrado en el Palacio de Longoria de Madrid, en él Ana Guijarro interpretó una selección de sus temas, en presencia de sus hijos y familiares y amigos. Sonaron Triste despertar, un recuerdo a Miguel Fleta; los pasodobles La taconera, escrito por la autora a sus diez años, y Es mío solo; el tango Búscate otra; la jota Estella en fiestas y la gallegada y jota De Galicia a Navarra.

 Gallega hasta el final

Pese a residir en Madrid y desarrollar allí gran parte de su carrera profesional, Carmen Díez ejerció de gallega hasta su muerte, a los 103 años de edad. «Fue coruñesa hasta lo más profundo del alma», asegura su hijo que recuerda la vivienda de sus abuelos, los padres de la pianista, en la calle Sánchez Bregua en pleno centro. «Yo a veces le decía que llevaba más de 60 años en Madrid, pero ella seguía insistiendo en que era coruñesa y lo recalcaba a mucha honra», señala.

Carmen Díaz Martín trabajó con el tenor lírico Miguel Fleta hasta la muerte de este en 1938. En 1935, perfeccionó sus estudios con Enrique Aroca y, poco después, se casó con José Fernández, primer violín del Cuarteto Clásico de RTVE.

En el año 1962 obtuvo una cátedra de piano en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid, en el que desde 1945, ocupaba la plaza de Profesora titular de piano hasta quinto curso. Permaneció hasta su jubilación a los 70 años.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La obra de Carmen Díez Martín será custodiada por la SGAE