Muere a los 82 años el actor Albert Finney, uno de los grandes de la escena inglesa

Cinco veces candidato a los Óscar, el intérprete británico se formó en el teatro de Shakespeare y participó en filmes tan notables como «Dos en la carretera», «Bajo el volcán», «La sombra del actor», «Muerte entre las flores» o «Skyfall»

Albert Finney, en un fotograma de «Skyfall»
Albert Finney, en un fotograma de «Skyfall»

Redacción / La Voz

El actor inglés Albert Finney (Salford, Lancashire, 1936), cinco veces candidato a los premios Óscar de la Academia del Cine de Hollywood, murió a los 82 años tras una breve enfermedad, según fuentes familiares. Hace ocho años él había anunciado que padecía cáncer de riñón.

Fue uno de los grandes de la escuela teatral británica, se formó en la londinense Royal Academy Dramatic Arts y enseguida se incorporó a la prestigiosa Royal Shakespeare Company, donde encarnó con notable éxito papeles como Macbeth, Otelo o El rey Lear. De hecho, dio vida en uno de sus filmes más logrados a un reputado actor shakespeariano ya en la fase declinante de su carrera para la película que Peter Yates rodó en 1983 La sombra del actor [The Dresser], en la que lo acompañaba como coprotagonista Tom Courtenay, en el rol de su abnegado asistente.

Y es que Finney, criado en las tablas del gran drama, no tardó en triunfar en el cine, donde debutó en 1960 bajo la dirección de Tony Richardson. Ese mismo año trabajó con Karel Reisz en Sábado noche, domingo mañana, que adaptaba la novela de Alan Sillitoe (también autor del libreto). Bajo la batuta de Richardson protagonizó también Tom Jones (1963), con John Osborne en el guion. Eran los tiempos del movimiento literario de los angry young man (jóvenes airados, que cargaban el acento en la crítica social y política). Enseguida se convirtió Finney en emblema del free cinema británico. Títulos como Dos en la carretera (Stanley Donen, 1967), Muchas gracias, Mr. Scrooge (Ronald Neame, 1970), Asesinato en el Orient Express (1974) y Los duelistas (Ridley Scott, 1977) consolidaron su prestigio. La siguiente parada fue en Hollywood, donde acabó triunfando y participando durante décadas en películas tan señaladas como Annie (John Huston, 1982), La sombra del actor, Bajo el volcán (Huston, 1984), Un ángel caído (Alan J. Pakula, 1987), Muerte entre las flores (Joel Coen, 1990), Washington Square (Agnieszka Holland, 1997), Erin Brockovich (Steven Soderbergh, 2000), Big Fish (Tim Burton, 2003), Antes que el diablo sepa que has muerto (Sidney Lumet, 2007), entre otras. Trabajó además en dos de las entregas de la franquicia del agente Bourne, con los directores Paul Greengrass (2007) y Tony Gilroy (2012). En este mismo año interpretó al guarda de la finca de los Bond en una de las últimas entregas de 007: Skyfall (Sam Mendes).

Fueron papeles destacadísimos en una carrera que mereció cinco nominaciones al Óscar, aunque ninguna estatuilla. Sí obtuvo el Emmy y el Globo de oro por su brillante encarnación de Churchill en el telefilme Amenaza de tormenta (2002), con un elenco que incluía a Vanessa Redgrave, Jim Broadbent y Derek Jacobi.

En el 2000 rechazó a la reina Isabel II la concesión del título de sir, que, denunció, «perpetúa el esnobismo».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Muere a los 82 años el actor Albert Finney, uno de los grandes de la escena inglesa