Adolfo Domínguez: «Los peores tiempos son los tiempos de los novelistas»

El modisto y escritor presentó en Ourense el libro «Juan Griego», narración que toma como referencia su anterior novela

Adolfo Domínguez, en la presentación de su libro en Ourense
Adolfo Domínguez, en la presentación de su libro en Ourense

ourense / la voz

Adolfo Domínguez presentó en Ourense su nueva entrega editorial. Juan Griego tiene su origen en la novela homónima que el modisto publicó con Mondadori (en gallego, en Galaxia, en 1992). Reconoce el autor que tuvo que pasar el tiempo, y la sabiduría de la madurez, para conseguir el texto que deseaba. Juan Griego es un militar de la ESMA argentina (la Escuela de Mécanica de la Armada convertida en centro de torturas) y la trama discurre por los peores años de la dictadura militar argentina, además de desarrollarse por América Latina, París y Madrid.

-¿Por qué volver a Juan Griego?

-¿Y por qué salir de él? Solo con tenacidad uno llega al centro de las cosas. Esa trama me sirvió para conocer todo lo que yo quería conocer. No necesitaba otra.

-¿Por qué Argentina, y en sus peores tiempos?

-Los peores tiempos son los tiempos de los novelistas. Y Argentina, un país que tocó el cielo y el infierno en 50 años, es un caso de estudio. Lo adoro y siempre recibí cartas de familiares de Argentina. Y además compartimos lengua, que es mi patria.

-En los encuentros acostumbra a destacar el valor de la anécdota como punto de partida para crear.

-La anécdota es un pretexto para pensar. Lo importante es conocer, entender. Eso es lo que hace grande a Shakespeare, a Stendhal, a Tolstói y a Cervantes. O sea, a los grandes.

-¿Trabaja en algún nuevo proyecto literario?

-Cosas escritas me sobran, pero transformarlas en literatura es otra cosa. Y lleva su tiempo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Adolfo Domínguez: «Los peores tiempos son los tiempos de los novelistas»