Gabriel Peso: «David Bisbal es un artistazo, con un nivel técnico y de exigencia increíble»

El pianista que ha acompañado a figuras de primer linea del pop nacional, presenta su segundo disco

Gabriel Peso, pianista, actúa esta semana en Galicia
Gabriel Peso, pianista, actúa esta semana en Galicia

Redacción / la voz

El currículo de Gabriel Peso (Pontevedra, 1987) alberga nombres como David Bisbal, Abraham Mateo, Antonio José, DaSoul, Soraya y O Funkillo. Con todos ellos ha trabajado este versátil pianista que, además, tiene una trayectoria en solitario. Travesía es el segundo disco de esa faceta. Lo presenta esta semana en Santiago de Compostela (mañana, Dado Dada Jazz, 22.00 horas), Vigo (miércoles, Festival de Otoño Vitruvia, 21.30 horas), Ourense (jueves 6, Café Latino, 23.00 horas) y A Coruña (viernes 7, Jazz Filloa, 22.00 horas)

-Se mueve en el jazz, pero no hace exactamente jazz.

-Es jazz, pero no es un jazz clásico purista de Nueva York. Tiene mucha esencia romántica y mucho lirismo, que deja un poco de lado el swing clásico.

-¿Tiene que ver eso con su «background»? Su trayectoria resulta tremendamente ecléctica.

-Soy un melómano y un enamorado de la música. Intento estar rodeado de todo tipo de música, sin encasillarme en ningún estilo en concreto. Me siento cómodo y libre con mi trío, con el que llevo ya tiempo tocando. Pero, al mismo tiempo me encantan los teclados, los sintetizadores, el poder trabajar con artistas y el estar bajo presión con grandes formaciones. Tocando soy feliz. En una semana puedo hacer siete repertorios distintos. Un día acompañas al piano a una cantante, al otro estás en un concierto de rock, al otro actúas en una boda y, más tarde, estás interpretando fugas de Bach en una iglesia. Cada entorno es distinto. Tienes que meterte dentro de él para ser otro tipo de músico.

-Esto es literal: ha tocado con proyectos tan opuestos como O Funkillo y David Bisbal. ¿Ha sido este último el artista más grande con el que ha estado?

-Digamos que es el más mediático. He cruzado el charco a Latinoamérica con él y tiene una gran base de fans. Es un artistazo, con un nivel técnico y de exigencia increíble. Un concierto con él requiere mucha concentración y estar muy atento, porque cuida hasta el más mínimo detalle.

-O sea, que nada de esa idea de artista pachanguero que solo pone una cara bonita.

-Para nada. El nivel es altísimo. No te puedes permitir rozar la tecla de al lado, ni darle antes o después. Eso está todo estudiado y, además, estás rodeado de músicos de alto nivel.

-Ha estado con Abraham Mateo.

-Sí, durante tres años fui su director musical.

-Bisbal es un artista con una base de fans muy potente. ¿Esto les afecta a los músicos?

-Yo siempre he intentando mantenerme al margen, pero te afecta. Intentan contactar contigo para llegar al artista, pero también tener buena relación contigo para seguir tu trabajo. Yo intento desligarme de eso para estar concentrado en mi trabajo. Pero no es nada peligroso [risas].

-También ha acompañado en televisión a artistas como Paloma San Basilio, Melendi, Pitingo...

-Es que yo fui durante tres años el pianista de Land Rober y Tourilandia. Además, hice varias actuaciones en directo en Luar, donde acompañé a Malú, Rosa Cedrón o Paloma San Basilio.

-¿Y, de toda esta gente tan conocida, qué artista fue el que más le sorprendió?

-Pues, con Abraham Mateo yo alucinaba. Era un niño que se venía a la furgoneta sin dormir porque había estado componiendo de noche y haciendo arreglos. Traía los temas con la letra, ya terminados. Luego lo veías en el escenario y tenía una profesionalidad increíble. No cometía ningún fallo, bailando 18 coreografías diferentes con 15 años. Tú decías: «¡Esto es imposible. Es la recuperación de Michael Jackson!». No paraba de sorprenderme.

-Músico gallego en Madrid, un perfil muy común en esa profesión. ¿Es inevitable dar el salto a la capital para triunfar?

-Yo me fui porque lo vi como una señal. Me llamaron para hacer unos arreglos de un tributo a Queen. Duraba una semana. Pero por la noche empecé a salir, a conocer a gente y me iban saliendo cosas. Al final me he quedado aquí, viviendo entre Madrid y Galicia. ¿Que es necesario estar aquí para vivir como músico? Depende. Conozco a músicos de Bisbal que viven en Barcelona. El guitarrista, por ejemplo, está en Alicante. Es decir, no es imprescindible. Si te quieren, te van a llamar. Pero lo cierto es que en Madrid pasan muchas cosas y es más fácil relacionarte.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Gabriel Peso: «David Bisbal es un artistazo, con un nivel técnico y de exigencia increíble»