El Cervantes abraza la poesía «honda, universal y transparente» de Ida Vitale

Miguel Lorenci MADRID / COLPISA

CULTURA

PABLO PORCIUNCULA BRUNE

La poeta uruguaya, de 95 años, es la quinta mujer en ganar el galardón desde 1976

22 abr 2019 . Actualizado a las 18:01 h.

«Universal, honda y transparente». Así es la poesía de la uruguaya Ida Vitale (Montevideo, 1923), ganadora a sus 95 años del premio Cervantes, que falló ayer su 43.ª edición. Es la quinta mujer que lo consigue en la historia del galardón, el más alto reconocimiento institucional de las letras hispánicas, que con su designación rompió la regla no escrita que lo alterna cada año entre las dos orillas del idioma. El Cervantes se queda así en América por segundo año consecutivo y abraza una poesía vital, como el apellido de su ganadora, nítida, clara y con un estilo agudo y de elegancia suprema. Vitale gana, además, el segundo Cervantes para su país, ya que Juan Carlos Onetti lo logró en 1980.

Heredera de Juan Ramón Jiménez, renovadora de la tradición modernista, Vitale suele reiterar que la clave en poesía es «ser honesto con uno mismo y con el lector». Muy vinculada a España, siempre a caballo entre los dos lados del Atlántico, Vitale fue premiada por unanimidad tras llegar al consenso después de varias deliberaciones y votaciones y una larga discusión. Hace tres años ganaba el Reina Sofía de poesía y fue también la quinta mujer que lo obtenía.

«Referente fundamental»

El acta del jurado que leyó el ministro de Cultura y Deporte, José Guirao, elogió la calidad del lenguaje poético de Vitale, a quien definió como «uno de los más destacados y reconocidos de la poesía hodierna en español, que es al mismo tiempo intelectual, popular, universal y personal, transparente y honda». «Desde hace tiempo es un referente fundamental para poetas de todas las generaciones en todos los rincones del español», agregó Guirao, reconociendo su trayectoria «poética e intelectual» y como «crítica y traductora de primer orden».