Isaki Cuesta: «Me gusta que las películas rocen un poco»

El director catalán recibió ayer en Santiago uno de los premios del festival Cineuropa


Santiago / La voz

Es uno de los seis cineastas que tiene en sus vitrinas dos Conchas de Oro, la última por Entre dos aguas. Isaki Lacuesta (Gerona, 1975) recibió anoche en Santiago el premio del festival Cineuropa, un reconocimiento a su «cinema indomable y transfronterizo». «Estos premios te animan a continuar, te dan aliento», aseguró el director, que recientemente también ha sido galardonado por una videocreación y protagonizará a final de mes una retrospectiva en el centro Pompidou de París. Lacuesta considera que «sería idóneo poder estrenar en plataformas digitales y en salas de cine. Son dos experiencias distintas y dos modelos compatibles».

-Recibió su segunda Concha de Oro por un filme, «Entre dos aguas», que retoma un trabajo de hace doce años. ¿Por qué?

-Se pueden ver de manera independiente. Cuando hicimos la primera había ya un impulso y unas ganas de filmar a lo largo del tiempo. Era el retrato de dos niños que iban a convertirse en adolescentes, ya los veíamos crecer y cambiar. Entonces, había esa pequeña fantasía de seguir filmándolos a lo largo de las décadas: cómo cambiaban ellos, cómo cambiaba su entorno, cómo cambiaba el propio cine y cómo cambiaba yo.

-Es una mezcla de ficción y realidad. ¿Se diluyen cada vez más las fronteras entre géneros?

-Esta película es un retrato. La vocación es captar sentimientos, emociones, formas de vida y pensamientos. Igual que en la pintura se habla de retrato como género, creo que en el cine también se podría hacer. No es incompatible con que haya un relato, un cuento. Esta vocación retratística pasa por utilizar estrategias que a veces son propias de la ficción y otras del documental. Entonces, creo que los géneros están más diluidos y el espectador entiende muy bien esos terrenos mestizos. El espectador ha sido más audaz que los programadores.

-¿Su objetivo es llevar al espectador personas y situaciones no frecuentes en el cine?

-Me interesa mostrar cosas que no son las que habitualmente va a ver el espectador o de forma distinta. Me gusta que haya tensión; más que tensión, me gusta que las películas rocen un poco. A lo mejor el roce puede ser una caricia, más que una bofetada. Creo que cuando hay cosas que rozan un poco es cuando llegan. Si sabes que Cádiz siempre llega de una forma determinada, intentar buscar eso que no aparece. Por ejemplo, en Murieron por encima de sus posibilidades, me gustaba que el público de Imanol Arias se encontrase con Albert Pla y viceversa; que el público de algo muy narrativo y comercial se tope con contenidos no habituales en ese tipo de cine o que el espectador de cine de autor de un festival se encuentre con elementos narrativos que no son propios de ese certamen. Creo que, al final, hacer cine comercial para un público comercial o hacer cine festivalero para un público festivalero, es igual de estéril. Está bien cuando las cosas te confrontan con gente que piensan de forma distinta a la tuya.

-La película llega el día 30 a las salas. ¿Es el examen el salto a las salas comerciales?

-Creo que películas como Entre dos aguas ya no tienen su examen en las salas comerciales. Son una parte importante del cine, pero no son el lugar principal ni siquiera para el público que la va a ver en proyecciones. Posiblemente tenga más espectadores en sala en el recorrido de festivales que en salas comerciales, pero es un circuito al que no quiero renunciar. Es importante que sigamos estando en las salas y que puedan seguir viéndose de ese modo. Es una forma de verlas muy especial y tiene mucho sentido todavía, pero es importante que no sea la única vía. Si lo planteáramos como una única vía, terminaríamos todos con una sensación de frustración tremenda y no es eso, las películas funcionan por otros lados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Tags
Comentarios

Isaki Cuesta: «Me gusta que las películas rocen un poco»