La película francesa «Clímax» gana el Festival de Sitges

El director del festival defiende el polémico experimento del youtuber gallego Wismichu


La película de terror francesa Clímax, de Gaspar Noé, ha ganado este sábado el 51 Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya que se celebra en Sitges (Barcelona), imponiéndose entre 33 películas, por su vertiente «innovadora». Según ha anunciado en rueda de prensa el director del festival, Àngel Sala, la cinta, situada en la fiesta de una compañía de baile en la que sus componentes pierden la cabeza, ha ganado en la categoría de Mejor Película, mientras que Lazzaro Felice' ha conquistado tres galardones - Premio Especial del Jurado, Premio de la Crítica José Luis Guarner y Premio Jurado Joven a Mejor Largometraje de Género Fantástico-.

Desde el jurado han destacado que el director argentino -afincado en Francia- Gaspar Noé aporta nuevas experiencias de visionado y demuestra que «el género de terror siempre será muy importante desde el punto de vista de la innovación». El jurado también ha destacado que esta cinta «destroza el alma», y que es una película que es a la vez una experiencia física y visual; siendo sobresaliente y destacada por encima del resto, ya que su experiencia además perduró en la retina del jurado, ya que ésta fue una de las primeras en proyectarse. También ha destacado que es bueno que una película consiga generar opiniones de «amor o odio», pero han lamentado la twitterización de los gustos, porque pese a que una cinta puede ser fallida puede ser a la vez innovadora.

Sobre el triplete de Lazzaro Felice, el jurado ha destacado que esta cinta tranquila y silenciosa demuestra que el género puede jugar con muchas alegorías y muchas maneras distintas de explicar el mundo y de forma rica, constatando la «riqueza» del género.

Entre el resto de galardones de la Sección Oficial, el premio a Mejor Director ha sido para Panos Cosmatos por Mandy; la Mejor Interpretación Masculina ha recaído en Hasan Ma'Jun por su papel en Pig; mientras que la Mejor Interpretación Femenina ha sido para Andrea Riseborough por Nancy. El Mejor Guión ha sido el de la película Au Poste! -Quentin Dupieux-; los Mejores Efectos Especiales han recaído en la cinta Inuyashiki -Atsushi Doi-; la Mejor Fotografía ha sido la del largometraje Tumbbad -Pankaj Kumar-. Asimismo, el jurado ha considerado como Mejor Música la propuesta de Chu Ishikawa en Killing, y ha dado el premio a Mejor Cortometraje de Género Fantástico a Post Mortem Mary, además de una Mención Especial a L'heure de la sortie.

Polémica con Wismichu

Sobre la polémica y el enfado de algunos fans en la proyección de 'Bocadillo', del youtuber Wismichu - en la que los espectadores fueron sometidos a un rodaje sin percatarse pensando que asistían a la proyección de una película que en realidad era una escena en bucle-, Sala ha explicado que se abrió la puerta al 'influencer' porque les pareció «una idea interesante», pero no eran conscientes del resultado final. «Lo que ocurrió allí sé que a mucha gente le pareció ofensivo, por redes sociales me he disculpado si eso ha molestado», ha dicho Sala, que ha considerado que no hubo ninguna confusión por parte del festival a la hora de explicar el acto.

El director ha lamentado que es vergonzoso que se haya llegado a insultar en redes sociales al subdirector del festival Mike Hostench, y que aquellas personas que critican deberían demostrar qué hacen por la cultura más que escribir páginas de odio: «Lo hicimos con la mayor apertura de ideas para que entren nuevos aires en el festival, pero no convirtamos este mundo en Assassination Nation», ha zanjado.

Cómo volver a «Halloween» cuarenta años después y no estar muerto

josé luis losa

Las carreras del director y de su musa permanecen petrificadas desde que comenzó este siglo

Esta 51.ª edición del Festival de Sitges está dedicada al medio siglo del 2001 de Kubrick. Pero creo que respondería al espíritu de los incondicionales de este festival infinitamente más -pero como de aquí a Lima- que lo festejado fuesen las cuatro décadas de aquella Noche de Halloween en la cual un director casi novato (John Carpenter) y la hija entonces veinteañera de Janet Leigh (Jamie Lee Curtis), que luchaba lo indescriptible para durar viva más que su madre en Psicosis, definieron con letras mayúsculas una rama del género de terror. Les hablo del slasher, las historias donde un psicópata enmascarado mata a jóvenes, preferiblemente a cuchilladas, que encontraría en el frenesí de aquella película que no iba para histórica pero vaya si la hizo una cima del horror contemporáneo. Cuarenta años no son nada y, además, las carreras del director y de su musa -con él rodó también La niebla y 1997: rescate en New York- permanecen petrificadas desde que comenzó este siglo. Esto último debe de haber pesado mucho para decidir a Carpenter a implicarse de nuevo con todo el equipo -las sucesivas secuelas del original las fue dejando en manos ajenas hasta que se desmerengaron- en la celebración del aniversario con una nueva Noche de Halloween que trate de responder de tú a tú a la icónica cinta original. Lo consigue en cierta medida: el guion es sobrio y tan respetuoso con el sello de su denominación de origen como resulta el pulso, el tempo, la vuelta a la actividad del serial killer Michael Myers, la forma en la que Jamie Lee Curtis no es solo la abuela de los protagonistas (la mayoría de los más de mil forofos que poblaban el Auditorio de Sitges no había nacido cuando conocimos a Curtis como la canguro esquivando navajas), sino que establece con su némesis psicótica un juego de poder, de ratón y gato, que anima el revival y le aporta un bien medido guiño crepuscular.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La película francesa «Clímax» gana el Festival de Sitges