Montserrat Caballé: El beso que duró medio siglo

césar wonenburger

CULTURA

Monserrat Caballé falleció ayer a los 85 años, tras una vida dedicada a la música
Monserrat Caballé falleció ayer a los 85 años, tras una vida dedicada a la música Victor Fraile

La soprano poseía una personalidad única, arrolladora, de un magnetismo que se sobreponía a cualquier defecto

07 oct 2018 . Actualizado a las 11:55 h.

El destino de los artistas se encuentra tasado como el del resto de los mortales, solo que los primeros (sobre todo si se trata de actores o cantantes) suelen morir dos veces: la primera, cuando les llega la hora de abandonar los escenarios, la última, al recibir la visita impostergable de la parca. Montserrat Caballé había dejado de cantar ópera hace ya algún tiempo, aunque aún seguía dando puntuales recitales casi siempre en lugares remotos, muy bien remunerados, lo que seguramente estuvo en el origen de aquellos últimos, aireados quebrantos con el fisco.

Su leyenda pertenece a otro tiempo, cuando la ópera todavía no se había convertido en ese remedo del cine, con la música como mera banda sonora y cantantes bellos y esbeltos como las estrellas de Hollywood pero incapaces por lo general de emocionar a nadie. Seguramente hoy habría tenido razón aquel director de teatro que después de una audición le dijo a la joven soprano barcelonesa que ella jamás haría carrera en la ópera. Ahora mismo, su físico rotundo la hubiera alejado casi con toda seguridad del Grand Slam de la lírica, aunque cantara como los ángeles.

En 1965, su apabullante éxito con la Lucrezia Borgia en el Carnegie Hall la había llevado directamente a la primera página del New York Times, que la saludó como la sucesora de la Callas. Y de ahí ya no se apearía. Por fortuna, en Galicia se la pudo escuchar cantando una ópera completa ya por aquel entonces. Entre su debut en el Liceo de su ciudad con Arabella, en 1962, y la consagración neoyorquina, el Festival de Ópera de A Coruña pudo disfrutarla en una Madama Butterfly con anécdota sabrosa que recoge hasta su notable biografía (la más completa y certera) editada en el Reino Unido.