Ida Vitale, gran dama de la poesía hispana para la FIL

La uruguaya obtiene el galardón más importante de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara


Madrid / Colpisa

El magisterio poético de Ida Vitale (Montevideo, 1923), una de las grandes damas de las letras hispanas, fue confirmado ayer por la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL). El certamen mexicano, el más importante del mundo en su género, le concedió por unanimidad su galardón más relevante, el Premio de Literatura en Lenguas Romances. Dotado con casi 130.00 euros, le será entregado el 24 de noviembre en la inauguración de la 32.ª edición de la FIL, según anunció el portavoz del jurado, Efraín Kristal.

Vitale cuenta ya con el Reina Sofía, que reconoció hace tres años una obra armada sobre un verso lúcido, preciso y elegante. «Vital como su apellido, nítida, clara y con un estilo agudo y de una elegancia suprema», describió entonces el jurado. Heredera de Juan Ramón Jiménez, renovadora de la tradición modernista, suele decir que la clave en poesía es «ser honesto con uno mismo y con el lector».

Ha publicado más de una veintena de poemarios, desde La luz de esta memoria (1949) hasta Mella y criba (2010, Pre-Textos), obras en las que concentra viveza, sencillez y hondura. Adscrita a la conocida como Generación del 45, de la que también formaron parte Mario Benedetti, Idea Vilariño o Juan Carlos Onetti, situada en la antípodas de la poesía social, comprometida y política, es también autora de varios textos de prosa, crítica y ensayo, traductora y crítica literaria.

En declaraciones a DPA, vía telefónica, Vitale consideró que el papel de la poesía «cada vez es menor» y que se va perdiendo poco a poco. «En un tiempo -recordó- los diarios uruguayos solían incluir poemas, era como un adorno que se permitían. Era como una manera de recordarle a la gente que la poesía tenía un sentido que existía. Hoy eso está perdido», agregó la autora, perfectamente lúcida a sus 94 años.

Una «sorprendida» Vitale recibió en Montevideo el anuncio llegado desde Guadalajara, la segunda ciudad más importante de México. «Casi todo lo bueno me viene de México», celebró la escritora, que vivió en este país más de una década en México desde 1974 durante la dictadura uruguaya. Por ello, trabaja en un libro que dedica a México y que interrumpió por la muerte de su esposo, Enrique Fierro, en el 2016. La obra se llamará Shakespeare Palace, nombre que daba a su hogar de la capital mexicana. «De alguna manera uno nunca termina de pagar y agradecer la deuda que uno tiene con un país. Ese libro quiero que sea no un pago, sino un pequeño recuerdo», matizó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ida Vitale, gran dama de la poesía hispana para la FIL