Reunidismo


No sé a quién le escuché hace mucho una frase en forma de dicho: «A quien no reza, Dios le castiga con reuniones». Recuerdo que me pareció sabia. Si alguien quiere infernar mi vida, con eso le basta: con llenármela de reuniones. Muchas reuniones y muy largas, de esas que convocan incansablemente los que no tienen nada que hacer o carecen de vida privada: de alguien a quién cuidar o por quién vivir, de un libro que leer, de un buen concierto que escuchar. Pero con los años, si no otra cosa, he aprendido a arreglármelas para esquivar las reuniones. Por si interesa, ahí van algunas sugerencias. La primera y más importante es no convocarlas yo mismo. Y si llega un momento en el que ya no queda más remedio, entonces hay que ponerles límites por delante y por detrás -empiezan y terminan a horas prefijadas- y a lo ancho: se va a tratar de estos asuntos, y solo de estos, y hay que traerlos preparados: a ser posible, en un escrito que se hace llegar con suficiente antelación a todos los participantes, de modo que se ahorren explicaciones innecesarias. Ayuda mucho a que todas estas condiciones se cumplan -especialmente, la hora del final- evitar las primeras horas de la mañana o de la tarde- más a propósito para empeños intelectuales de mayor alcance- y acercar la reunión tanto como se pueda a la hora de la comida, de modo que en el peor de los casos, terminen por hambre. Segunda sugerencia: evite todas las que incumplan los requisitos anteriores, de modo que la gente se acostumbre a las reuniones breves e intensas o a que usted no comparezca. Desde luego, huya de aquellas, de moda en ámbitos burocráticos, que prevén segunda convocatoria si no hay quorum. El colmo. @pacosanchez

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
31 votos
Comentarios

Reunidismo