Tom Di María: «El arte puede ser la palabra»

Dirige un centro de artistas discapacitados con obra en el MoMA


a coruña / la voz

El culo inquieto de Cindy Sherman visita con frecuencia el centro que dirige Tom di María en la bahía de San Francisco. «Dice que le permite volver a encontrarse con la esencia del arte porque lo que sucede allí es pura creación. Estoy de acuerdo. Hubiera sido muy difícil para mí trabajar con artistas con grandes egos. A los nuestros les da igual lo que ocurra después», explica el hombre que ha logrado vender al MoMA arte contemporáneo firmado por discapacitados. Di María presentó en A Coruña esta «comunidad de aprendizaje», fundada hace 40 años, invitado por la Fundación María José Jove.

-¿Cuál es la función del centro?

-Cambiar el prisma de la sociedad sobre los discapacitados. Son seres humanos con otras formas de expresión, simplemente. Hay dos mensajes claros: que el arte es un lenguaje universal y que los discapacitados pueden convertirlo en una profesión y contribuir al bien común. Tienen virgen la creatividad. Acostumbrados como están a que les digan que no valen para nada, cuando les dices que pueden llegar lejos, llegan lejos.

-¿La discapacidad aporta un valor diferencial al proceso artístico?

-Esto es importante. Yo contestaría que sí. A las personas con autismo les encanta trabajar con series, con la repetición; con síndrome de Down les gusta trabajar con las manos, doblar, proteger, la intimidad, que no los observen. El proceso es liberador y sumamente importante. Lo que hemos aprendido es que somos nosotros, y no ellos, los que tenemos que buscar en esa inteligencia que siempre existe. Cuando Dan Miller [un artista con autismo presente en el MoMA] llegó a nuestro centro y empezó a probar cosas, materiales, procesos, se puso a escribir las palabras que su madre había intentado enseñarle cuando era pequeño y que nunca había sido capaz de expresar. Estaban ahí, pero no era en su boca donde había que buscar. Sin el arte, Dan estaría apartado en un rincón. El arte puede ser la palabra de los que no tienen palabras.

-Son una cura contra lo peor del arte. ¿Cómo trabajan?

-Cindy Sherman viene porque dice que cuando los artistas se hacen famosos tienen que ocuparse del dinero y no tienen tiempo para concentrarse en el arte. Tenemos 162 artistas discapacitados -alguno lleva 38 años viniendo- y 28 trabajadores con formación en Bellas Artes. Básicamente los animamos a encontrar su medio de expresión. No interferimos. La estrategia es devolver la pregunta siempre y que ellos nos guíen, que sean los líderes. Sus soluciones son mucho más creativas que las que nosotros podríamos sugerir.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Tom Di María: «El arte puede ser la palabra»